Miércoles, 17 de Marzo de 2010

Paseo hacia el Bernabéu

El Barça, en otra exhibición de Messi, avasalla al Stuttgart y pone rumbo a la final de Madrid

ENRIQUE MARÍN ·17/03/2010 - 22:29h

Messi celebra uno de los goles. EFE

"Hoy no toca", contestó Pep Guardiola cuando la víspera de recibir al Stuttgart le preguntaron por el expediente que le ha abierto Competición. El partido ante los alemanes era demasiado importante como para seguir el juego a quienes pretenden distraerle -a él y por extensión a su equipo- con artimañas mediáticas, promovidas por quienes tiran la piedra y luego ofrecen la mano.

"Hoy también toca", dijo metafóricamente Messi cuando a los 13 minutos aprovechó la complacencia del Stuttgart para poner rumbo a la meta de Lehmann y batirle con un disparo inapelable por potencia y colocación. El 10 lleva tiempo con la portería metida entre ceja y ceja, una obsesión que el Barça está explotando a la espera de recuperar sus pulsaciones. Las mismas, o al menos muy parecidas, que latieron en el segundo gol, con Messi también como protagonista, otra vez haciendo daño desde el centro, aunque en esta ocasión habilitando a Touré con un pase en profundidad y armar así el taco en tres toques. Del tercero y definitivo se encargó Pedro, que basculó perfectamente desde su banda para aparecer, que no estar, donde la jugada exigía. El recital de Messi continuaba y sus compañeros lo agradecían más que nadie.

Guardiola volvió a exprimir al 10 por el centro y dejó a Ibra en el banquillo

Con las barbas puestas a remojar tras comprobar cómo se las pelaron a Madrid y Sevilla, el Barça no subestimó al Stuttgart y salió enchufado a un Camp Nou que también entendió lo mucho que se jugaba su equipo. La primera sorpresa de la noche, después de conocerse a media tarde la lesión de Xavi, fue la suplencia de Ibrahimovic. Guardiola repitió con Henry en punta, como si creyese que el francés se ha rehabilitado tras su decisiva actuación ante el Valencia. Tití no estuvo mal, pero Messi le eclipsó y apenas pudo brillar. La ausencia de Xavi son palabras mayores, de ahí que la figura de Iniesta aumentara en importancia, aunque su posición fuera una vez más escorada a la izquierda.

Guardiola insistió con la variante táctica de jugar con Messi por dentro, algo que Alves anoche no aprovechó. El objetivo de Pep no es otro que exprimir al máximo sus prestaciones, entre las que destaca el gol, pero también generar superioridades de las que se aprovechen sus compañeros.

Sin Xavi, el argentino aportó otros dos goles y habilitó a sus compañeros 

El Stuttgart fue demasiado previsible en sus intenciones y encajar tan pronto le hizo empezar a ver antes de lo que esperaba el vaso medio vacío en lugar de medio lleno. El Barça, con un nuevo gol de Messi y otro postrero de Bojan a pase de Ibra, abusó de la inocencia de su rival para darse un paseo que le acerca a la final de Madrid. A ratos, el equipo de Guardiola exhibió ese fútbol de verdad, no contaminado, que demandan los que saborean el juego y no se reducen a los resultados. Aunque también en el marcador campea el Barça, a diferencia de otros equipos que de tanto engullir en lugar de mascar se atragantan y mueren asfixiados. "¡Sí, sí, sí, nos vamos a Madrid!", coreó el Camp Nou. El Bernabéu espera al Barça.

Ficha técnica

Barcelona: Valdés; Alves, Puyol, Piqué, Maxwell; Sergio Busquets (Ibrahimovic, m. 66), Touré; Pedro, Messi, Iniesta (Bojan, m. 88); y Henry (Milito, m. 78).

Stuttgart: Lehmann; Celozzi (Gebhart, m. 46), Nieldermeier, Delpierre, Molinaro; Träsch, Khedira, Kuzmanovic, Hleb; Pogrebnyak (Marica, m. 70) y Cacau.

Goles: 1-0. M. 13. Messi se va en carrera en diagonal hacia la portería de Lehmann y le bate con un tiro desde el borde del área. 2-0. M. 22. Messi habilita con un gran pase en profundidad a Touré y éste asiste a Pedro para que marque a puerta vacía. 3-0. M. 60. Messi, de tiro raso desde la frontal. 4-0. M. 89. Bojan, a pase de Ibrahimovic, se planta solo ante Lehmann y le bate por bajo.

Árbitro: Hamer (Luxemburgo). Amarilla a Lehmann, Pogrebnyak y Kuzmanovic.

Camp Nou: 88.543 espectadores.