Miércoles, 17 de Marzo de 2010

La policía cubana reprime a las Damas de Blanco

Las activistas recordaban el arresto de sus familiares hace siete años

DANIEL LOZANO ·17/03/2010 - 20:10h

Castristas protestan por la marcha de las Damas de Blanco. EFE

Hace siete años, 75 periodistas independientes y disidentes fueron detenidos, y posteriormente condenados, durante la llamada Primavera Negra. Ayer, la misma policía, el mismo régimen, retuvo a la fuerza a sus madres y mujeres. Una treintena de Damas de Blanco, el remedo cubano de las Madres de Mayo argentinas, fueron desalojadas de la calle y subidas a la fuerza a dos autobuses entre unatormenta de insultos y amenazas proferidos por 300 activistas progubernamentales.

El operativo policial se saldó con ocho damas de blanco contusionadas y siete disidentes de su grupo de apoyo detenidos.

"Al salir de la Iglesia de Santa Bárbara nos dirigimos hacia la casa de Orlando Fundora [preso en libertad provisional y en huelga de hambre]. Unas 300 personas organizadas por el Gobierno se abalanzaron contra nosotras, gritando consignas y palabras groseras. Y empujándonos, no nos dejaban avanzar", relató a Público Berta Soler, mujer de Ángel Moya, condenado a 20 años.

Arrastradas por el suelo

"Al bajar la calle, los policías y la Seguridad del Estado nos obligaron a subir a dos ómnibus. Nos arrastraron por el piso, nos jalaron del pelo, nos arañaron. Nos trajeron a la fuerza hasta nuestra sede. Y en el trayecto ni siquiera nos respetaron, nos hacían señas obscenas".

Las Damas de Blanco, con Reina Tamayo, la madre de Zapata, a la cabeza, han programado una semana de protestas al cumplirse el séptimo aniversario de la PrimaveraNegra. "Somos mujeres pacíficas que sólo queremos la libertad de nuestros hombres", insistió Soler tras el segundo mitin de repudio en menos de 24 horas.

Amnistía Internacional se unió también al clamor de los disidentes cubanos, exigiendo a Raúl Castro que libere a "55 presos de conciencia, incluyendo maestros, periodistas y defensores de derechos humanos", detenidos injustamente en cárceles cubanas "por sus actividades pacíficas".

Ante la avalancha que se le ha venido encima, el Gobierno ha promovido un contramanifiesto, firmado por el secretariado de la Unión de Escritores, en el que se apela a la conciencia de intelectuales y artistas "que no alberguen intereses espurios" contra una revolución "modelo de humanismo y solidaridad". El escrito ataca la campaña por la excarcelación de los prisioneros, que lleva recogidas miles de firmas y a la que en las últimas horas se han sumado Fernando Trueba, Maruja Torres e Ian Gibson, entre otros.

Noticias Relacionadas