Miércoles, 17 de Marzo de 2010

El 'macho-man' es cosa de los países pobres

Las mujeres en países donde la salud es pobre prefieren la figura del "hombre macho", que las que viven en países donde la salud es mejor

PUBLICO.ES ·17/03/2010 - 19:24h

El hombre "masculinizado" y el hombre "feminizado".

Una investigación que acaba de ser publicada refleja que las mujeres en países donde la salud es pobre prefieren la figura del "hombre macho", que las que viven en países donde la salud es mejor.

Para la investigación, publicada en Proceedings of the Royal Society por Lisa DeBruine de la Universidad de Aberdeen en Reino Unido, se entrevistaron a mujeres de 30 países diferentes y preguntándoles si preferían figuras masculinizadas o feminizadas del mismo hombre.

Las mujeres de los países con un bajo índice de salud, según los datos de mortalidad de la Organización Mundial de la Salud, preferían a los hombres más masculinos, mientras las que viven en países con una baja mortalidad, señalaban .

"Hemos encontrado que las mujeres en países como Brasil, Argentina y México, donde la salud es más pobre, se veían atraídas por rostros muy masculinos que las de países como Bélgica y Suecia, que tienen tasas de mortalidad más bajas y mayor longevidad", señala DeBruine.

¿Por qué ocurre esto? La conclusión del estudio es que se trata de pura selección natural de la pareja. Responde a una estrategia de la mente, en la que la mujer busca al mejor candidato para reproducirse y con el que tener descendencia. Un hombre que sea capaz de mantener a la familia.

"Cuando las mujeres están eligiendo a un compañero, se fijan diferentes objetivos. Por un lado, que sea un compañero atractivo, con una alta calidad genética, que les dará una descendencia muy saludable. Por otra parte, buscan a un buen padre", señala DeBruine.

Así, si una mujer vive en un ambiente donde hay muchos agentes patógenos y enfermedades, de forma instintiva busca compañeros que tengan más posibilidades de tener una buena salud, para engendrar en ellas hijos fuertes. "Sin embargo, en lugares donde la salud es un problema menor, las mujeres no están tan pendientes de este detalle", concluye.

El estudio señala además que existe una coincidencia entre los países en los que la salud es buena y aquellos en los que la igualdad de género está más desarrollada. Así, las mujeres que tiene control sobre sus recursos económicos y otros factores sociales hacen que "tener un macho a su lado" sea algo menos importante.