Miércoles, 17 de Marzo de 2010

33 a 1 a que Rouco Varela es el próximo Papa

Una casa de apuestas irlandesa anima a jugarse los cuartos prediciendo quién será el próximo jefe de la Iglesia

JORGE OTERO ·17/03/2010 - 13:27h

Paddypower.com - Captura de la página web de la casa de apuestas que busca un sucesor al Papa.

Es conocida la pasión que sienten británicos e irlandeses por las apuestas de todo tipo: fútbol, caballos, baloncesto... cualquier deporte en general. Esa afición por jugarse los cuartos prediciendo lo que va a ocurrir llega hasta el terreno político: apostar cuántos escaños va a logra un partido u otro, quién será el próximo Primer Ministro, etc... 

Siguiendo en esa línea una casa de apuestas irlandesa pide a sus clientes que apuesten por quién va a ser el próximo Papa. No parece inminente un cambio en El Vaticano, pero dado el escándalo de abusos sexuales que trae de cabeza al clero irlandés y dado que hoy se celebra el día de San Patricio, el santo más católico de toda Europa, no son pocos en Irlanda los que verían con buenos ojos un cambio en la jefatura de la Iglesia.

Así que aprovechando ese clima enrarecido, Paddy Power, la mayor correduría del país, ha puesto en marcha una nueva apuesta para saber quién podría ser el sustituto de Joseph Ratzinger.

Los apostantes pueden elegir entre una serie de "papables", entre los que destacan sobre todo cardenales y obispos. El mejor colocado entre los apostantes irlandeses es el cardenal nigeriano Francis Arinze, por el que se paga 3 a 1. No parece mucho dinero, sobre todo si se tiene en cuenta que se paga muchos más por apuestas más osadas: si Bono resultara elegido Papa, el que hubiera apostado por el cantante de U2 se llevaría 1.000 euros por cada uno apostado.

En esa lista también aparece un conocido de la sociedad española, el presidente de la Conferencia Episcopal y arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela. De momento los irlandeses no le ven con muchas posibilidades de situarse al frente de la Iglesia católica: su candidatura cotiza a 33 a 1. Los apostantes dan más opciones al cardenal Antonio Cañizares, aunque ganen menos dinero: 20 euros por cada uno apostado.