Miércoles, 17 de Marzo de 2010

La cúpula de la CEOE evita apoyar a Díaz Ferrán

La directiva recibió con frialdad sus explicaciones sobre Mercurio

B. CARREÑO / AGENCIAS ·17/03/2010 - 13:43h

REUTERS/Susana Vera - Gerardo Díaz Ferrán.

"¿Alguien quiere hacer alguna pregunta?". Un silencio gélido recorrió ayer la sala de reuniones de la CEOE después de que Gerardo Díaz Ferrán, el presidente de la organización, explicara sucintamente la situación de sus empresas y se pusiera a disposición de los asistentes para contestar más preguntas al respecto. Según fuentes cercanas a la organización, Díaz Ferrán restó importancia al cierre por parte de Economía de su aseguradora Mercurio, tanto por su tamaño como por su repercusión en el grupo. Los mismos medios apuntan a que el líder de la patronal dejó entrever que el cierre de la aseguradora puede tener motivaciones de tipo político.

Los casi dos centenares de empresarios reunidos con motivo de la junta directiva mensual prefirieron abstenerse de comentarios, en una reunión que estuvo marcada por la contención ya que no hubo momento para los aplausos, como se acostumbra en este tipo de encuentros.

A la salida, los asistentes apretaron el paso y casi ninguno quiso hacer declaraciones sobre la situación que atraviesa el presidente de la patronal. Algunas voces sí mostraron su disconformidad, como el presidente de las pequeñas y medianas empresas, Jesús Bárcenas, o el presidente de la Asociación Nacional de Estanqueros, Manuel Fernández Vicario, que aseguró que no le parecía bien su continuidad en el cargo. "Las cosas hay que tenerlas terminadas antes de venir aquí", afirmó.

Otros representantes patronales, como los de la madera o el calzado, prefirieron concentrar la atención en la grave situación económica que atraviesa el país, y no sobre la personal del presidente de la patronal.

Con todo, fuentes de la organización aseguran que cada vez es mayor el descontento por la situación de Díaz Ferrán, que ha tenido que echar al cierre a dos empresas en apenas tres meses por problemas de mala gestión y falta de liquidez. Hasta ahora, el principal canalizador del descontento era Bárcenas, pero otras voces secundan en privado esta oposición.

Vocación y devoción

Por ahora, el discurso oficial de cara a la galería intenta separar las dos funciones de Díaz Ferrán como empresario y representante de la patronal. Sin embargo, el propio Díaz Ferrán ha mezclado en multitud de ocasiones estos dos papeles, rodeándose en la sede de Diego de León, de socios o amigos. Sin ir más lejos, su compañero de aventuras empresariales, Gonzalo Pascual, es vicepresidente de la organización, como también lo es Arturo Fernández, su cuñado.

Esta maraña de relaciones llevó ayer a una situación tan chocante como que el consejero delegado de la disuelta Seguros Mercurio, Lorenzo Chacón, estuviera presente en la junta directiva de la CEOE, ya que es vocal de la comisión ejecutiva, uno de los órganos de dirección más importantes de la organización.

Chacón ha tenido que compatibilizar su labor al frente de Mercurio con otros cargos, como el de presidente de la comisión de transporte de la CEOE o líder de la patronal del transporte, Asintra. Precisamente, Chacón heredó el cargo de Díaz Ferrán cuando este se situó al frente de la patronal en 2007.

Se da la circunstancia de que la patronal del transporte, tiene su sede en uno de los pocos locales que aún conserva Mercurio, y al que hasta 2008 pagaba un alquiler de 32.500 euros anuales, según las cuentas de la aseguradora.