Martes, 16 de Marzo de 2010

Cuba sabotea una protesta de las Damas de Blanco

Las disidentes conmemoran las detenciones de 75 opositores hace siete años

DANIEL LOZANO ·16/03/2010 - 22:30h

El grupo Damas de Blanco rememora ayer en La Habana el aniversario del arresto de sus familiares. - EFE

El pulso que los disidentes han planteado al Gobierno de Cuba se mantiene más allá de lo esperado por el propio Raúl Castro. Al final de esta semana, en la que se cumplen siete años de la Primavera Negra [redadas masivas contra periodistas independientes y disidentes que terminó con la condena de 75 de ellos], se podrá calibrar hasta dónde llega su resistencia. Y también si Guillermo Fariñas retoma su suicida huelga de hambre y de sed, convencido "de morir con mis ideas en esta oportunidad histórica".

"Va a ser una semana muy difícil para los disidentes. Pero también para el Gobierno", señaló a Público Martha Beatriz Roque, disidente condenada, pero con licencia extrapenal la libertad condicional que se da en Cuba por motivos de salud, que pertenece al Grupo de los 75. "Al margen de nuestras protestas, al Gobierno le han brotado diversos casos de corrupción, que han acabado con la destitución del ministro de Aeronáutica".

El primer brote de tensión se produjo ayer. Las Damas de Blanco mujeres y esposas de presos sufrieron un acto de repudio durante una caminata en homenaje a los disidentes encarcelados y a Orlando Zapata. "Salimos desde la Iglesia del Sagrado Corazón, en Vedado, para dirigirnos de forma pacífica hasta la Unión de Periodistas. Íbamos regalando lápices blancos y gladiolos. En cuanto nos vieron, cerraron las puertas", relató una de las 38 damas, Alejandrina García, esposa del preso de conciencia Diosdado González Marrero.

El "asesinato" de Zapata

Laura Pollán, líder de las Damas de Blanco, habló como ella suele hacerlo. Reclamó a los periodistas locales una prensa independiente, que denuncie que en Cuba existen presos políticos [más de 200, 56 de ellos adoptados por Amnistía Internacional], "que están enfermos y son torturados". Y remató: "La muerte de Zapata ha sido un asesinato".

Las únicas dos detenciones se produjeron al llegar a la casa de Pollán

Las mujeres avanzaron hasta la heladería Coppelia y continuaron su camino hasta que fueron embestidas por una brigada de respuesta rápida, 200 seguidores del Gobierno, mujeres y hombres, reclutados para la ocasión. "Nosotras gritábamos ¡Libertad, libertad! y ¡Zapata vive! y ellos se metieron en nuestra caminata, gritaron sus consignas revolucionarias, nos pisaban los pies y nos empujaban", relata García. Comenzaron los insultos: "mercenarias", "asalariadas del Imperio", "pagadas por la mafia de EEUU", "terroristas", "gusanera". "Además de las ofensas sólo gritaban Viva Fidel, ni una sola vez lo hicieron por Raúl", añade la dama de blanco.

Las únicas dos detenciones se produjeron al llegar a la casa de Pollán, cuando un grupo de disidentes, que marchaba a distancia, enarboló una pancarta con el rostro de Martin Luther King. "Creemos que pensaron que se trataba de Zapata, los dos son negros", aventura Martha Beatriz Roque. Damián Prieto y Juan Carlos Vasallo fueron arrestados. Otro de los presentes, William Zepeda, fue golpeado por los agentes.

Homenaje a Fariñas

Las Damas de Blanco, premio pro derechos humanos Sajarov 2005, del Parlamento Europeo, continuarán con sus acciones toda la semana. Entre ellas un homenaje a Guillermo Fariñas, que continúa recuperándose en el hospital de Santa Clara. El periodista independiente, que ha sufrido más de 11 años de cárcel, sigue dispuesto a retomar la huelga de hambre y de sed, pese a la advertencia médica de que su vida corre peligro. En unas declaraciones a la Cope cargó contra Zapatero, por su actitud comprensiva con las "torturas, encarcelamientos y apaleamientos" del Gobierno de los hermanos Castro. Fariñas no aceptó la propuesta del Gobierno cubano de exiliarse en España, que le transmitió un diplomático.

El otro disidente en huelga, Orlando Fundora, fue conducido a la fuerza por miembros de la seguridad del Estado hasta un hospital habanero. Fundora, también del Grupo de los 75, se encuentra en licencia extrapenal gracias a su salud precaria tras sufrir tres infartos.