Miércoles, 17 de Marzo de 2010

ETA asesina por primera vez a un policía francés

  • El presunto etarra detenido, Joseba Fernández Aspurz, estaba en busca y captura
  • El policía muerto, Jean S., tenía 52 años y era padre de cuatro hijos
  • Otros cinco presuntos etarras han logrado darse a la fuga

PÚBLICO.ES / AGENCIAS ·17/03/2010 - 10:20h

Ver mapa más grande

 

ETA ha vuelto a matar, aunque esta vez se trata de la primera ocasión en que los etarras asesinan a un agente de la policía francesa. El jefe de brigada Jean-Serge Nérin, de 52 años, destinado en la policía de Dammarie-les-Lys y padre de cuatro hijos, murió ayer durante un tiroteo con seis presuntos miembros de ETA que intentaban robar un vehículo.

Después del ataque, las autoridades francesas montaron un amplio dispositivo para capturar al resto del comando compuesto "por entre siete y ocho personas". La Fiscalía ya ha cursado la petición temporal del arrestados por tener dos delitos pendientes en España.

Los hechos produjeron a las 19.15 horas cerca de Dammarie-les-Lys, localidad de unos 20.000 habitantes, situada en la orilla sur del Sena, en las proximidades de un taller especializado en la reventa de vehículos usados.

Aspurz estaba huido de la Justicia y se le relaciona con la kale borroka

Cuatro supuestos etarras, entre ellos una mujer, viajaban en un turismo modelo BMW robado cuando fueron detectados en Villiers-e-Bière por los agentes policiales, que se acercaron al vehículo para tratar de interrogar a sus ocupantes tras constatar que se encontraban con cuatro bidones de gasolina.

Los gendarmes procedieron a identificar a los sospechosos y esposó a uno de ellos.

En ese momento, otros dos presuntos miembros de ETA se aproximaron a bordo de otro turismo, también robado (aparentemente un Citroën), y uno de ellos sacó una pistola y disparó contra los agentes, que intentaron repeler el ataque haciendo uso de sus armas reglamentarias.

Dos disparos alcanzaron al jefe de brigada en el pecho. El agente, a pesar de que llevaba un chaleco antibalas, falleció finalmente. Otro compañero de la policía francesa resultó herido de bala.  

Uno de los presuntos etarras, Joseba Fernández Aspurz, El Guindi, fue detenido. Los otros  se dieron a la fuga. Aspurz estaba huido de la Justicia española y se le relaciona con actos de kale borroka en Navarra. Los agentes se incautaron del arma del presunto autor de los disparos, una 357 Magnun de calibre 11.43 milímetros.

Es la primera vez que la banda terrorista mata a un agente de un cuerpo de seguridad francés. Antes de esta ocasión, ETA había protagonizado ya al menos cinco tiroteos contra las Fuerzas de Seguridad francesas desde el año 2001. En diciembre de 2007, ETA mató en Capbreton a dos dos miembros de la Guardia Civil integrados en un operativo especial que, en coordinación con la Policía gala, vigilaba los movimientos de la banda en suelo francés.

Pese al dispositivo desplegado para al comando huido, las posibilidades de encontrarlos son bastante remotas según las autoridades francesas. Los alrededores de Dammarie-les-Lys son un enjambre de carreteras muy difíciles de rastrear.

Además, la gendarmería francesa explicó ayer que el acceso hasta París es muy sencillo y si los etarras entran en la capital gala entonces la Policía tendrá aún más complicado localizarlos.

"Habrá sanciones muy duras"

Hortefeux confirmó las informaciones que apuntan al robo del coche y los sindicatos de Policía piden más medios para trabajar

El ministro del Interior francés, Brice Hortefeux, se trasladó tras conocer la noticia a la comisaría de Dammarie-les-Lys, donde se reunió con compañeros del agente asesinado. Hortefeux pidió a los policías que siguieran cumpliendo "con su misión en servicio de la seguridad de sus conciudadanos, pero pensando en su vida, en su propia seguridad y en la de su familia". Al lugar también se trasladó un juez antiterrorista francés para investigar lo sucedido.

Hortefeux confirmó primero las informaciones que apuntan al robo del coche y tras hablar con los policías que participaron en el dispositivo dijo que "ha quedado demostrado su valor y coraje y su eficacia. Hay una persona detenida que tendrá que pasar un interrogatorio, después vendrá el proceso judicial y finalmente la cárcel. Estoy convencido de que las sanciones serán muy duras".

Mientras que el Elíseo no ha hecho ningún tipo de ocmunicado al respecto todavía, la portavoz del sindicato de la Policía Alliance, Cécile Lacoutour pidió ayuda al Gobierno porque se sienten "abandonados". "Hoy hay un policía muerto en el suelo, un policía con hijos. Necesitamos ayuda para trabajar en buenas condiciones. Ahora mismo no es posible. Estamos muy dolidos y enfadados".

En busca y captura desde este mes

El presunto etarra detenido sería, a falta del cotejo de huellas, Joseba Fernández Aspurz, con antecedentes por kale borroka.

La Audiencia Nacional decretó este mismo mes de marzo la búsqueda y captura del ahora detenido, al no presentarse a la primera sesión de un juicio por atacar con artefactos explosivos una patrulla de la policía foral de Navarra en el casco viejo de Pamplona, el 9 de marzo de 2008, cuando pretendían boicotear la jornada electoral de las últimas elecciones generales.

El fiscal pedía para las personas juzgadas 12 años de cárcel para cada uno por los delitos terroristas de tenencia y empleo de aparatos incendiarios, atentado a un miembro de la policía de una comunidad autónoma y desórdenes públicos.

Además de por esta causa, Fernández Aspurz está procesado desde el pasado día 6 por el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco por su presunta participación en el ataque con cócteles molotov a dos sucursales bancarias de Pamplona el 13 de septiembre del año pasado.

El juez imputa a El Guindi y a otros siete jóvenes un delito de empleo de sustancias explosivas inflamables e incendiarias "cometido por quien actúa al servicio y colaboración con la organizción terrorista Segi".