Martes, 16 de Marzo de 2010

"Zapatero no deposita su confianza ni en Sonsoles"

El ex ministro Jordi Sevilla asegura que el presidente del Gobierno hace las cosas por convencimiento, "no por que se lo digan"

PUBLICO.ES ·16/03/2010 - 19:39h

Jordi Sevilla, fotografiado por Vanity Fair.

"Creo que José Luis [Rodríguez Zapatero] no deposita en nadie toda su confianza. Que me perdone Sonsoles, pero creo que ni en ella". Así lo cree el ex ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, que en una entrevista a Vanity Fair ha añadido que el presidente del Gobierno "hace las cosas porque él está convencido de lo que tiene que hacer, no porque nadie se lo diga".

Zapatero "reparte la confianza entre muchos en función de los asuntos. Y muchos de ellos están en el Consejo de Ministros y otros fuera del Consejo de Ministros", asegura el ex ministro socialista, que comenzó a llevar corbata cuando el presidente le llamó la atención "muy fina y educadamente".

Sevilla también cree que el jefe del Ejecutivo empieza a padecer el síndrome de la Moncloa. "El día que Zapatero me llamó a Ferraz para anunciarme que me hacía ministro me dijo: Bueno, veremos si me entra el síndrome de la Moncloa. Yo le contesté: El síndrome de la Moncloa no es que te alejes de la calle, de lo que piensa la gente, es cuando todos losque te rodean te dan la razón, porque evidentemente uno no siempre la tiene. Y algo de eso le está empezando a pasar".

"El error más grave fue negarse a reconocer la crisis" 

Tres años después de abandonar el Gobierno, Sevilla considera que los castigos de su ex jefe pasan por el pasotismo. "Te castiga con su indiferencia. Con el olvido. En la política en general se tiende autilizar demasiado el olvido como sanción y a veces la calumnia. Hacerte el vacío es una forma de sanción muy típica, como borrarte de la foto".

A la hora de trazar un perfil de Zapatero, el ex ministro cree que "es una persona que escucha más que habla, que se forja una opinión que se convierte en decisión y, a partir de ahí, es muy difícil cambiársela". En cuanto a José Blanco, estima que el titular de Fomento es un hombre con poder en el partido y en el Gobierno: "Es el que más ayudó a que Zapatero ganara en el Congreso y desde entonces ha sido su puntal más firme y duradero".

Las frases de Jordi Sevilla

Cambios en el Gobierno: "Los rumores dicen que va a ser antes de que en junio finalice la presidencia del Consejo de Europa. Creo, no obstante que, cada vez más, la composición del Gobierno importa menos en la medida en que los presidentes acaparan todo el protagonismo".

De la Vega: "Todos dicen que María Teresa se va, incluso ella misma. Pero nunca se sabe. Desde luego, ha hecho una magnífica labor".

El error más grave: "Negarse a reconocer la crisis. Todos los demás derivan de allí, porque aunque el presidente del Gobierno se haya disculpado, los ciudadanos no se lo han perdonado".

Jubilación a los 67: "Me parece uno de estos ejercicios de cortedad de miras. No podemos seguir pensando que las pensiones se han de financiar con cargo a las cotizaciones sociales de los trabajadores".

Los sindicatos: Les he reprochado no haber sido más activos a la hora de proponer medidas para evitar que sólo sea el Gobierno el que las presente y dejarlos a ellos en unpapel negativo, inmovilista, conservador, que no se corresponde con la realidad.

Gabinete ideal anticrisis: "Pedro Solbes, Rodrigo Rato y recuperaría a Carlos Solchaga. Éste es un triunvirato imbatible".

Oposición y Gobierno: "Ahora los partidos deberían suspender la confrontación y ponerse a trabajar por el interés general. Ese salto no lo hemos dado, ni el PSOE ni el PP. Zapatero y Rajoy se parecen más de lo que ellos mismos se creen. Y desde luego se parecen mucho en la manera de entender que su papel consiste en ganarle al otro las elecciones.

La sucesión: "Si Zapatero no se presentara, que no lo creo, el PSOE tendría primarias. Y en esas primarias, habría dos candidatos para mí seguros: uno es Pepe Blanco y el otro Pepe Bono".