Martes, 16 de Marzo de 2010

Decenas de miles de tailandeses se manifiestan por tercer día contra el Gobierno

EFE ·16/03/2010 - 05:44h

EFE - Miles de manifestantes "camisas rojas" hacen fila para donar sangre como parte de una manifestación en Bangkok (Tailandia).

Decenas de miles de tailandeses antigubernamentales se manifiestan hoy en Bangkok por tercer día consecutivo para exigir la convocatoria de elecciones después de que el Gobierno se mantuviera ayer firme ante sus amenazas.

Las 24 horas que los opositores dieron al Gobierno del primer ministro Abhisit Vejjajiva vencieron el pasado lunes (05.00 GMT) y ahora el país está a la espera de saber cuál será el siguiente movimiento de los "camisas rojas".

Unos 50.000 militares y policías vigilan la movilización organizada por la plataforma Frente Unido para la Democracia y contra la Dictadura con órdenes de evitar el uso de la fuerza.

Los seguidores del Frente Unido para la Democracia y contra la Dictadura se han propuesto la recolecta de 1.000 litros de sangre de sus seguidores para lanzarla contra el palacio gubernamental esta tarde.

De esta forma, los seguidores del ex primer ministro depuesto y exiliado, Thaksin Shinawatra, quieren teñir del color rojo que les caracteriza las dependencias gubernamentales al tiempo que demuestran que están dispuestos a dar su propia sangre.

La colecta de sangre comenzó ayer mismo, cuando los organizadores de las protestas pidieron a los manifestantes que dieran entre 10 y 100 centímetros cúbicos cada uno, por lo que necesitarán la sangre de entre 10.000 y 100.000 personas para reunir la cantidad deseada.

Los "camisas rojas" formaron ayer una marea humana de kilómetros que inundaba avenidas y las calles principales de la capital hasta el cuartel general del primer ministro, Abhisit Vejjajiva, al que habían amenazado con paralizar los centros neurálgicos de la ciudad si no dimitía.

Después de que Vejjajiva se mantuviera firme ante las amenazas y abandonara el edificio en helicóptero, los manifestantes decidieron regresar al campamento base de la protesta, instalado en un tramo de la avenida Ratchadamnern, una de las arterias principales de Bangkok, próxima al antiguo palacio real.

Shinawatra, condenado en rebeldía en el 2008 a dos años de prisión por un delito de corrupción, dirige la protesta desde el exilio, en una nación que la prensa tailandesa se preguntaba hoy si sería Alemania, Camboya, Montenegro u otra.

Los dirigentes del Frente Unido no han conseguido congregar al millón de personas que esperaban, ni siquiera el medio millón que se habían marcado como la participación mínima, pero han tenido bajo su control más de 100.000 personas.