Martes, 16 de Marzo de 2010

Un aluvión de quejas por la nevada en Girona

136 municipios firman un manifiesto contra las eléctricas

L. FUENTES / L. DEL POZO ·16/03/2010 - 01:00h

acn - Vecinos de Lloret de Mar (Girona), en la oficina de información habilitada por el ayuntamiento.

Una semana después del inicio del apagón, cuando la mayoría de los afectados ya vuelve a tener agua caliente, calefacción y luz, empiezan las reclamaciones. Ayer, varios ayuntamientos de la provincia de Girona se reunieron con sus vecinos para explicarles qué tendrán que hacer para recuperar el dinero perdido desde la gran nevada, el pasado 8 de marzo. "La intención es explicar las líneas a seguir y qué apoyos tendrán", decía ayer por la mañana la alcaldesa de Tossa de Mar, Imma Colom.

El abogado de la Organización de Consumidores y Usuarios de Catalunya, Albert Juan, afirma que lo más importante es que los consistorios expliquen a sus ciudadanos que es fundamental "acreditar", con facturas, documentos o lo que haga falta, los daños. En ese sentido, Montse Serrano, letrada del Colectivo Ronda una de las entidades encargadas de defender los intereses de los vecinos tras el apagón de Barcelona de julio de 2007 anima a los afectados a que se agrupen y negocien colectivamente con Endesa: "Que se coordinen y se organicen, sólo así tendrán fuerza para que las indemnizaciones sean lo más ajustadas posible".

Y esto es precisamente lo que quieren los hoteleros de la zona. El gerente de Costa Brava Centre Hotels, Martí Sabrià, pidió ayer a las administraciones que les ayuden para poder presentar una reclamación conjunta a las eléctricas. Sabrià considera que una demanda en grupo facilitará poder ser compensados por daños difíciles de cuantificar, como "la mala imagen que estos días está dando la Costa Brava", o bien hará que los damnificados que han perdido cantidades "de 3.000, 4.000 o 5.000 euros" no dejen de reclamar por temor al papeleo o a los vericuetos judiciales.

Tanto Serrano como Juan coinciden en que la postura del ejecutivo catalán en este caso es fundamental. "Me parecería flagrante que el Govern no se posicionara y no hiciera presión por los afectados", afirma Serrano.

Fuentes de Presidència afirmaron ayer que el Govern hará "todo lo que pueda para que la gente cobre lo máximo posible", aunque también "asumen" que algunas "causas objetivas" puedan complicar la tarea.

Y mientras tanto, Endesa se refugia en vaguedades: "Nuestro objetivo es recuperar el suministro, luego ya se estudiarán las reclamaciones una por una", decía ayer un portavoz de la compañía.

Según datos de Protección Civil, 3.180 personas, residentes en 25 municipios de las comarcas de la Selva (Girona) y el Maresme (Barcelona), ayer continuaban sin suministro eléctrico.

Otros recursos

El manifiesto, impulsado por el Ayuntamiento de Lloret de Mar, y que bajo el título Rehacer el país: por la dignidad de los vecinos de las comarcas de Girona pide a las compañías eléctricas que asuman su responsabilidad, va ganando fuerza. Ayer, al cierre de esta edición, ya eran 136 los consistorios que se habían adherido; y la Federación de Municipios de Catalunya (FMC) y la Asociación Catalana de Municipios y Comarcas (ACM) anunciaron que "harían suyo" el documento.

Aun así, algunos ayuntamientos consideran que el texto no es suficiente para mostrar su indignación por lo sucedido: Palafrugell anunció ayer que dejará de pagar las facturas del alumbrado público a Endesa hasta que "se haya compensado el daño económico". Y el alcalde de Caldes de Malavella, Joan Colomer, animó a sus vecinos a cambiar de compañía, tal y como ya ha hecho el ayuntamiento de la localidad.