Martes, 16 de Marzo de 2010

Cospedal se apunta al nacionalismo económico

Plantea a Zapatero si fue "conveniente" dejar que la italiana Enel tomara el control de Endesa

MARÍA JESÚS GÜEMES ·16/03/2010 - 01:00h

María Dolores de Cospedal, ayer, durante la rueda de prensa. - marta jara

El nacionalismo español del Partido Popular cruzó ayer la frontera económica. La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, reprochó al presidente del Gobierno que esté dejando que la empresa italiana Enel, accionista mayoritaria de Endesa, domine un sector estratégico como es el de la energía.

"Sería interesante saber qué piensa el Gobierno de España acerca del hecho de que una empresa pública extranjera, gracias a los buenos oficios del señor Rodríguez Zapatero, tenga una posición importante y de dominio en un sector estratégico como el de la electricidad en España", señaló la mano derecha de Mariano Rajoy en rueda de prensa.

Califica de "defectuosísima" la gestión del Gobierno tripartito

La número dos conservadora explicó que, durante la reunión del comité de dirección del PP, habían estado comentando el apagón de Catalunya. A su juicio, el jefe del Ejecutivo socialista "debería plantearse" ahora si aquella operación, que en su día "favoreció", fue "lo más conveniente a la hora de organizar nuevas inversiones que puedan ayudar a que en Catalunya no se produzcan estos acontecimientos".

El PP no tiene en cuenta que hay numerosas multinacionales españolas que ejercen la misma posición de dominio en sectores estratégicos en el extranjero.

Además, resultan curiosas las palabras de Cospedal porque, cuando en 2005 Gas Natural y E.On lanzaron sendas OPAs sobre Endesa, en el PP se hizo célebre el lema de Endesa, antes alemana que catalana. El Gobierno entonces defendió que el sector quedara bajo control español y no en manos del gigante alemán. Al final, el asalto se saldó en 2007 con el control de la compañía por parte de Enel.

La número dos elude responder por qué no va nunca a Valencia y Murcia

Comparecencia parlamentaria

Ese mismo año, quien fuera entonces el presidente de Endesa, Manuel Pizarro, compareció a petición propia ante el Parlament de Catalunya para responder por un apagón que afectó a 350.000 personas en Barcelona. Ahora, después de los cortes de suministro eléctrico en las comarcas de Girona, la historia podría volver a repetirse, aunque con otros protagonistas.

La presidenta del PP catalán (PPC), Alicia Sánchez Camacho, anunció ayer que su grupo había registrado en la Cámara autonómica una petición para que el conseller de Economía y responsable en materia energética, Antoni Castells, explicase inmediatamente las consecuencias del temporal de nieve y viento. Camacho considera que todas las responsabilidades no se le pueden exigir sólo al responsable de Interior, Joan Saura. El PPC también está estudiando que comparezcan los responsables de Endesa.

El PP no incluirá, por ahora, la derogación de la Ley del Aborto en su programa

Presión al Gobierno italiano

Camacho se quejó de que ni el president, José Montilla, ni Zapatero, hubiesen pedido al Gobierno italiano que presionase a Enel para que devolviese el suministro a los municipios catalanes afectados cuanto antes. Y reclamó indemnizaciones "urgentes". "Endesa debe asumir sus responsabilidades", reclamó la dirigente conservadora catalana, que hoy irá a visitar las zonas.

Preguntada por si la gestión hubiera sido la misma si Gas Natural fuese propietaria de Endesa, Camacho eludió hablar de "futuribles". En su opinión la gestión del Govern supone "el apagón definitivo del Tripartito" y consideró que deberían haberse producido dimisiones o una crisis de gobierno.

Cospedal también aprovechó la ocasión para calificar la situación de "bochornosa" e "inconcebible en una sociedad avanzada y democrática". No sólo por la "falta de previsión", sino también porque "nadie puede explicar que haya muchos ciudadanos a los que, tras una semana sin luz, la única solución que se les da es si va a llegar o no un grupo electrógeno".

También lamentó que el Gobierno tripartito se dedique "a echarse a pelearse entre ellos" en vez de responder a las necesidades de los ciudadanos. Por eso valoró como "defectuosísima" la labor de la Generalitat catalana.

La secretaria general también abordó otros asuntos. Tuvo que salir a responder por su ausencia del día anterior en la Comunitat valenciana, donde Rajoy acudió a una convención sobre empleo y a la mascletà de las fiestas falleras.

Cospedal no acude a Valencia desde que fue nombrada secretaria general en junio de 2008. La tirante relación que mantiene con los cargos regionales desde que estalló el caso Gürtel la mantiene alejada de este territorio. También el tema del agua dificulta un acercamiento.

Como presidenta de Castilla-La Mancha, Cospedal firmó una reforma estatutaria en la que figuraba 2015 como fecha de caducidad del trasvase Tajo-Segura. Los conservadores valencianos y murcianos no lo olvidan. Y ahora están pendientes de la reserva hídrica que se está discutiendo. Por todo ello, hace un año y nueve meses que Cospedal tampoco se hace una foto con el presidente de la Región de Murcia, Ramón Luis Valcárcel.

Ayer se le preguntó si pensaba ir antes de las próximas elecciones municipales y autonómicas en 2011. "Yo, muy gustosamente, cuando tenga la agenda de los próximos meses se la paso a usted encantada", respondió a los periodistas.

Proceso nulo

Interrogada sobre si el PP estaría satisfecho de que se declarase nulo el proceso del caso Gürtel por las escuchas a los abogados de los imputados, Cospedal recordó que su formación está personada como acusación en la trama de corrupción que dirigía Francisco Correa y que no ha pedido la nulidad.

También tuvo que aclarar qué es lo que hará finalmente su partido con la Ley del Aborto. Hace unos días Rajoy evitó responder si el PP pensaba incluir o no su derogación en el programa electoral. El jefe de la oposición señaló que tenía pensado recurrir al Constitucional, dejando la decisión en sus manos. María dolores de Cospedal confirmó que, por el momento, su partido no tiene pensado ir más allá.