Lunes, 15 de Marzo de 2010

Las pugnas de la izquierda, última baza de Sarkozy

Los socialistas, el Frente de Izquierdas y los Verdes negocian coaliciones para la segunda vuelta de las elecciones regionales

ANDRÉS PÉREZ ·15/03/2010 - 22:30h

Fortalecidos por su victoria aplastante del domingo, el Partido Socialista, el Frente de Izquierda y los verdes de Europa Ecología estaban hoy enfrascados en un duro proceso de negociación de acuerdos de coalición para la segunda vuelta de las elecciones regionales que se celebrará el domingo. Los conservadores, KO tras la derrota de hace dos días, esperaban como agua de mayo un conflicto entre las fuerzas de la izquierda, porque sólo si se destripan entre ellas la UMP de Nicolas Sarkozy podrá recuperar crédito y votantes.

La negociación "de entre las dos vueltas" es un gran clásico de las elecciones regionales francesas. Como el sistema electoral da una abultada prima suplementaria del 25% de escaños regionales a la lista que venza la segunda vuelta, es crucial concentrar fuerzas antes de llegar a esa contienda final.

Si la oposición no se pone de acuerdo, la UMP tendría una oportunidad

Para el partido de Sarkozy, todo está jugado de antemano. Ya hizo coalición con todo lo coaligable en la primera vuelta, y carece de partidos en reserva para la segunda. Para la izquierda, que reúne a una pluralidad de fuerzas y es en sí misma todo un arco parlamentario, las cosas son más complicadas. Deben encontrar un acuerdo antes de las seis en punto de la tarde de hoy, para poder depositar las nuevas listas de coalición.

François Fillon dejó clara su estrategia ya el domingo por la noche en su primera declaración. Afirmó que "nuestra listas serán las mismas" el domingo próximo "en la claridad y en la transparencia". Cierto es que ya integraban, al lado de la UMP sarkozysta, a Nuevo Centro (micropartido prosarkozysta), Caza Pesca Naturaleza y Tradición (conservadores rurales), Movimiento Por Francia (derecha católica tradicionalista) e incluso, en ciertas regiones, un partido diminuto que se autodenomina "Izquierda Moderna".

Esa coalición era la opción táctica personal decidida por el propio Sarkozy, que contaba con tirón desde la primera vuelta. El tirón resultó ser frenazo, puesto que esa "gran coalición" se quedó en el 26,1%, muy distanciada del 29,4% del PS, y más aún del 53,7% global de la izquierda.

Los ultras del Frente Nacional pueden mantenerse en 12 regiones

Sin tirón inicial, cero dinámica para los sarkozystas en la segunda vuelta, sobre todo teniendo en cuenta que, además, el Frente Nacional se ha recuperado y copa el 11,4% de los votos. Los ultras podrán mantenerse en 12 de las 22 regiones de la Francia europea, privando a los conservadores de esos preciados votos.

Nervios a flor de piel

Anoche, los estados mayores del PS, del Frente de Izquierdas y de Europa Ecología seguían reunidos, tanto en un hotel del centro de París como en cada una de las capitales regionales. Los nervios estaban a flor de piel, porque se negocia desde la anulación de proyectos de aeropuertos en ciertas regiones exigidas por los ecologistas hasta la creación de "polos públicos regionales de crédito a la actividad económica", exigidos por el Frente. También se discute, claro está, la colocación de nombres en los puestos elegibles.

Socialistas, Frente de Izquierdas y Verdes continuaban reunidos anoche

Pese a la importancia de lo que está sobre la mesa (1.880 puestos de consejeros regionales) de momento las fuerzas de la izquierda evitaron lo peor: dar la impresión de una mediocre pugna a navajazos por las sillas y los sueldos; y de un acuerdo de aparatos a espaldas del elector y sin proyecto real. Y cuando hubo ruptura y mantenimiento de listas separadas, también evitaron aparentar una guerra abierta que pudiera beneficiar a la derecha en ciertas regiones.

Pacto en Provenza-Costa Azul

Según las filtraciones de anoche, socialistas y ecologistas ya tienen cerrado el pacto de unidad para la segunda vuelta en la gran región de Provenza Alpes Costa Azul, donde tendrán que medirse, en situación de fuerza, a la UMP y al Frente Nacional que, liderado por el histórico Jean-Marie Le Pen, reunió un 20,2% de los votos. Los socialistas del ex ministro Michel Vauzelle, presidente saliente, cedieron a una dura exigencia de los ecologistas: dejar de dar subvenciones regionales a las instalaciones anexas del futuro reactor de fusión experimental ITER que se construye en Cadarache, al norte de Marsella.

Los ecologistas aseguran que la negociación sigue región por región

Algunos líderes socialistas anunciaron que el PS y Europa Ecología habían alcanzado un acuerdo nacional. Pero los ecologistas replicaron a última hora que no había tal acuerdo, sino una negociación región por región. Pusieron como ejemplo Bretaña, donde los verdes decidieron mantenerse en la segunda vuelta

Para otra región clave, Île-de-France, que engloba París, los ecologistas anunciaron que las negociaciones van por buen camino, y "probablemente el acuerdo será anunciado mañana" . No obstante, se registraban tensiones en el interior del Frente de Izquierdas que podrían dar al traste con un acuerdo global de las fuerzas arco iris.