Martes, 16 de Marzo de 2010

El último cazador de Cristiano

Nivaldo, un central con antecedentes violentos, justifica su agresión por la actitud del portugués

SILVIA DE LA FUENTE ·16/03/2010 - 08:00h

AFP - Cristiano Ronaldo se duele de una entrada del partido Valladolid-Real Madrid.

Los malos ya tienen coartada. El carácter de Cristiano, altanero, gesticulante, provocador y faltón, antipático para aficiones y jugadores rivales, es el refugio que han encontrado los violentos para descargar sus malos modales. En el caso de Zorrilla, anunciado con una frase de dudoso gusto de su capitán ("Si el domingo hay que arrancar la cabeza a uno, se arranca", anticipó Marcos aunque días después se disculpó), con la permisividad del colegiado. Cristiano cobró de lo lindo y, a diferencia de otras veces, se contuvo y no perdió la cabeza. Nivaldo, el que le propinó el pisotón más sucio y cobarde, sin balón, encima echó la culpa al portugués.

No es la primera vez que Nivaldo salta a la palestra por una acción conflictiva. En el partido que enfrentó al Valladolid con el Athletic, el central brasileño propinó un codazo a Llorente. El internacional tuvo que abandonar el campo camino de un hospital y días después se quejó amargamente de la acción del blanquivioleta. Además, Nivaldo tan sólo permaneció 12 minutos sobre los Juegos del Mediterráneo en su debut en la Liga, al derribar a Kalu Uche.

El Valladolid no reprocha la acción de su compañero; critica al luso

En esta ocasión, la repercusión es mayor. Todavía en caliente a los pocos minutos de terminar el encuentro, Nivaldo alegó en las instalaciones de Zorrilla que no quiso hacer daño al portugués y que el madridista tuvo una actitud muy provocadora durante todo el encuentro.

De hecho, la plantilla del Valladolid tiene un fuerte malestar con Cristiano por las provocaciones que, a su juicio, realizó el madridista. El día siguiente de la derrota contra el conjunto blanco se han recordado a orillas del Pisuerga algunas acciones del luso. Posiblemente, la que más haya dolido ha sido que Cristiano les señalara las amplias probabilidades de descenso que tiene actualmente el conjunto pucelano cuando los dos equipos abandonaban el campo en el túnel de vestuarios, según comentaron algunos jugadores al final del partido.

Además, Arzo fue contundente para criticar los toques de balón realizados por el madridista con el juego parado delante de los defensas locales. "Supongo que va con la personalidad de cada uno, pero a mí no me cabe en la cabeza hacer esas tonterías", espetó. Por su parte, el técnico Onésimo Sánchez también se mostró dolido, asegurando que "la calidad humana no se entrena", además de denunciar una patada que Cristiano lanzó sobre el blanquivioleta Marquitos.