Martes, 16 de Marzo de 2010

Jorge Drexler no tiene miedo a ser imperfecto

Publica 'Amar la trama', grabado en solo cinco sesiones

JESÚS MIGUEL MARCOS ·16/03/2010 - 08:00h

EFE - El cantautor uruguayo Jorge Drexler.

El salón de la casa de Jorge Drexler tiene todos los elementos que esperas encontrar en el salón de un músico: dos amplificadores apostados en las esquinas, una preciosa guitarra Gibson roja, un plasma con varias películas desparramadas a un lado, un voluminoso proyector y una pequeña estantería con novelas de Anagrama, libros de fotografía, tomos de Taschen, manuales de inglés, varios volúmenes sobre arquitectura y una lujosa edición de Moby Dick. Dos grandes ventanales miran al barrio madrileño de Chueca, por donde se suele ver habitualmente a Drexler paseando el carricoche de Luca, el hijo que ha tenido con la actriz y cantante Leonor Watling.

El uruguayo, que inesperadamente ganó un Oscar en 2005 por su canción Al otro lado del río, disfruta de su nueva posición de artista famoso y consolidado. El lanzamiento de su nuevo disco, Amar la trama, abre una temporada en la que al cantante no le faltará trabajo. "Mi carrera ha cambiado mucho desde el Oscar. Sobre todo mediáticamente, porque obtengo más difusión, y laboralmente, porque tengo más ofertas de trabajo. Lo que no ha cambiado es lo personal y lo artístico", responde Drexler en el despachito donde habitualmente trabaja.

«Mi carrera ha cambiado desde el Oscar, ahora tengo más trabajo»

No será a causa del Oscar, pero su música sí que ha cambiado en los dos últimos discos, 12 segundos de oscuridad y este Amar la trama. Sus títulos ya revelan un trasfondo de misterio del que carecían sus primeros trabajos. "No le doy todo hecho al público", se explica: "Soy como un golfista. En el primer golpe sé que no la voy a meter en el hoyo, simplemente trato de acercarla lo máximo posible. El segundo golpe lo tiene que dar el oyente".

El rey del error

Drexler ha logrado domar a su yo perfeccionista y se ha atrevido a grabar el disco con todos los músicos tocando a la vez y, curioso, con público. "Este es el disco del casi, la imperfección es asumida y no se le tiene miedo desde la misma portada, con el dibujo de una cama deshecha. A veces sólo al errar consigues lo que buscabas. No es la perfección el mejor medio para lograr expresar todo lo que quieres", argumenta el músico.

«Soy un golfista, doy el primer golpe y el oyente ha de meterla en el hoyo»

El artista apuesta en el disco por la profundidad frente a la "superficialidad del mundo en el que vivimos. Tenemos tantas posibilidades que no nos concentramos en lo que tenemos y no profundizamos". En abril comienza una gira que le llevará por 16 países: "Curiosamente, desde el Oscar he ganado público en todo el mundo menos en Uruguay. Creo que los medios saturaron al público", reconoce.