Martes, 16 de Marzo de 2010

Noche para olfatos selectos

El Sevilla espera recuperar la eficacia de sus puntas para eliminar al CSKA y pasar a cuartos.

ALBERTO CABELLO ·16/03/2010 - 08:00h

Navas y Acosta, en el entrenamiento del Sevilla. REUTERS

O tú o yo. Vienes a por mí o esperas a que llegue. Un equipo al que le vale el 0-0, pero que dice no saber jugar a eso. "Nunca salimos en busca de ese resultado", afirma Manolo Jiménez. Es ese el dilema que debe descifrar el Sevilla antes de acceder por primera vez en sus historia a los cuartos de final de la Liga de Campeones. El 1-1 de la ida ante el CSKA de Moscú (20.45 h. La 1) tatúa la vuelta de esta noche. Los rusos son los necesitados, los que urgen de un partido abierto y con goles. Un episodio que se repite por cuarta vez esta temporada.

Los andaluces tienen la oportunidad de superar una eliminatoria a doble vuelta con un caramelo en la boca. Aunque bien valió una final, por una cosa o por otra, ante Deportivo, Barcelona y Getafe, fue dejando víctimas en la Copa del Rey con el regusto agrio del segundo encuentro. Hoy el ambiente pide otra cosa. Espera al Sevilla de las grandes noches, fidelidad a su historia más reciente. Algarabía y fútbol sin anclas para pisar por suelo de mármol el camino hasta el G-8.

El precedente del sábado en la Liga apunta hacia una clara mejoría en el juego, pero una falta de gol alarmante. Un problema inesperado ante la lista de delanteros en nómina. "Si plantean un partido parecido al que hizo Lotina y nosotros tenemos más movilidad arriba y más llegada, no tengo dudas de que sacaremos un resultado favorable", augura el entrenador sevillano.

El bajón de forma de Negredo

Es el momento ideal para que Luis Fabiano, Kanouté y Negredo afilen sus cuchillos ante la portería contraria. Ayer, Jiménez se hizo el sueco sobre el evidente bajón de forma del madrileño. No era ayer el día para reproches al goleador en la ida. Con puntería habrá muchas posibilidades de superar el escollo moscovita.

"Debemos jugar con su desesperación", analiza el argentino Perotti. El CSKA es de esos equipos a los que le gusta usar el látigo. Con un movimiento eléctrico y decidido sacude al contrario. Basa mucho su juego en la velocidad de sus extremos y puntas. No se espera, por tanto, que el conjunto del ejército rojo vaya a llevar el peso de la noche. Esperará la salida del Sevilla para asestar su rauda estacada.

Pero el Sevilla quiere presumir. Hacerse temer en un sorteo en el que hace no tanto tiempo jamás hubiese pensado que estaría tan cerca de alcanzar.