Martes, 16 de Marzo de 2010

Fabricantes de coches y petroleras repercutirán el alza

El impacto del incremento fiscal

A. M. VÉLEZ ·16/03/2010 - 06:00h

Los fabricantes de coches y las petroleras lo tienen claro: sus márgenes son muy bajos y no van a asumir la subida del IVA del próximo julio. En el sector automovilístico, el primero en avisar ha sido el presidente de Ford España, José Manuel Machado. Entre los fabricantes, "no está en la agenda de nadie" absorber la subida, dijo el ejecutivo, que recordó que los márgenes en su sector son de entre el 2% y el 3% y que la subida del gravamen coincidirá con el fin de las ayudas públicas a la compra, lo que supone "una muy mala noticia". Para un coche medio, el impacto del alza impositiva será de unos 465 euros.

Por parte de las petroleras (que también operan con márgenes muy estrechos), todo indica que la subida también la pagará el consumidor, aunque la Asociación de Operadores Petrolíferos no adelanta su postura. En el resto de productos energéticos el usuario tampoco se librará de las subidas. La luz y el gas tienen un precio regulado para la mayoría de consumidores domésticos. Además, en julio se revisan las tarifas, por lo que es probable que el alza impositiva se solape con subidas tarifarias.

Otros sectores asumen que deberán hacer un esfuerzo para mantener las ventas. Es el caso de los fabricantes de muebles. Francesc de Paula, secretario general de Confemadera y Federmueble, observa la subida del IVA con "preocupación, dada la época de bajadas importantes" de las ventas (un 32% en 2009 y un 25% en 2008). Dice que "muchos empresarios" de su sector no van a poder repercutir la subida.

Otro sector castigado, el discográfico, tiene claro que (al menos en el caso de las tiendas pequeñas), tendrá que asumir el alza. "Conforme lleguen nuevos productos, sí se aplicará", dice Luis Linacero, de la asociación Anedi.

Grandes cadenas

En el gran consumo, no hay una postura unitaria. Grandes cadenas como H&M, C&A y Primark sí van a absorber el alza para no dañar las ventas, aunque gigantes como Ikea o El Corte Inglés todavía no han definido su postura.

La mayoría de sectores son muy críticos con la subida de impuestos. Una de las pocas excepciones es la de las empresas de tecnologías de la información, comunicaciones y electrónica. El presidente de la patronal Asimelec, Martín Pérez, cree que el alza impositiva "no va a impactar de manera excesivamente negativa" en su negocio, que es "muy deflacionista, por lo que incluso es posible que antes de que entre en vigor el nuevo IVA, el mercado de manera natural ya haya descontado esa subida del propio precio de los productos".