Lunes, 15 de Marzo de 2010

"Quiero hacer una comedia romántica"

Balagueró prepara una ‘Wikipeli’ y un largo para la próxima primavera

SARA BRITO ·15/03/2010 - 18:01h

Tito Jimenez - Jaume Balagueró lleva el terror en la carne. Tito Jiménez

Pronto Jaume Balagueró volverá a encerrarse en un edificio de Barcelona con el objetivo de ponerle los pelos de punta al personal, como hizo con las dos partes de REC. "No será una película de terror, sino de suspense, pero tendrá mucha tensión. Es un pedazo de guión", cuenta desde un hotel de Madrid, donde toma aliento de cara a los tres próximos meses de máximo estrés.

Porque antes de arrancar con su próximo largometraje, que interpretarán la pareja Marta Etura-Luis Tosar (ambos, recientes ganadores de sendos Goyas), se ha metido en un buen berenjenal: dirigir la segunda edición de la Wikipeli, ese engendro de la era interactiva en el que un director de probada solvencia se embarca a dirigir un corto con la colaboración de miles de internautas.

Antes que él, fueron Corbacho y Cruz. "Me gusta volver al cortometraje porque hay muchas historias que se te ocurren que no dan para un largo y para las que no encuentras quién se atreva a producirlas", dice un director que no dirige un corto desde 1995, cuando filmó Días sin luz.

Él lo llama "ultraterror", para describir el clima de acojone que va a destilar el corto. "Es terror exagerado, brutal", precisa, para luego aclarar que el argumento se le ocurrió por algo que le pasó en realidad. "Es la historia de un chico que vive con su novia, y ella cada tres meses se va un fin de semana con unos amigos que él no conoce. Es algo pactado, pero él ya está cansado de la situación. Ella se va y él acaba saliendo, y ligándose a una chica. Al final las cosas se tuercen y empieza la pesadilla", explica. Un momento, pero ¿eso le pasó a Balagueró? "¡No!", y se ríe. "Pero sí lo que pasa luego", precisa.

Un asunto infantil

Tiene el terror encima desde niño. Sabe que es un juego de expectativas y el género que "mejor te permite jugar con las emociones del espectador de una forma radical, zarandeándolo y haciéndolo sentir a tope", reconoce. "Siempre he sido un aficionado al cine de terror y de todo lo desconocido", aclara. "Recuerdo que con 13 años iba con mi primo a unos maratones de 15 horas de pelis de terror. Hoy no podría soportarlo". Aunque ojo, Balagueró también tiene su corazoncito: le gustaría hacer una comedia o un musical. "Los amigos me dicen que se me daría bien porque me río y hago reír mucho", reconoce. "De hecho, tengo un guión de una comedia romántica que acabaré haciendo", apunta.

Antes se pondrá manos a la obra con el proyecto que se llamó una vez Flatmates y para el que ahora anda buscando nombre. "Es la historia de un portero de un edificio que se entretiene jugando con las vidas de los inquilinos", adelanta. ¿Veremos móviles, cámara en mano y el naturalismo feroz de REC? "No, es hora de volver al lenguaje más clásico del cine", zanjó.