Miércoles, 17 de Marzo de 2010

Tras los trasgus

El Museo del Bosque, en la aldea de Muñalén, a tres kilómetros de Navelgas, en el concejo asturiano de Tineo, aparece ante el visitante como un museo vivo, en el que se recrea la casi mágica relación del hombre con el bosque.

PÚBLICO ·17/03/2010 - 09:43h

Museo del Bosque - A la izquierda surge un sendero de un kilómetro que se interna en la espesura

Durante siglos, los habitantes de estos valles vivieron en un hábitat en el que el bosque era un elemento fundamental. Cubría todas sus necesidades básicas, como combustible, como base de su alimentación (frutos, caza...), como madera para la construcción de sus casas, muebles y utensilios...

Este museo pretende recuperar la memoria del bosque, lo que el bosque ha supuesto para la supervivencia del hombre hasta hace sólo unas décadas. Es una iniciativa con vocación didáctica pensada para ayudar a conocer mejor los secretos que encierran los bosques asturianos, desde las especies que lo conforman hasta la utilidad que se ha dado a los diferentes tipos de madera.

Pero antes que nada, este espacio expositivo parece la entrada al mundo imaginario de la mitología asturiana. La sensación es tal que se podría esperar que en la puerta de la panera, que hace de recepción, apareciera un trasgu con ganas de tomarnos el pelo.

A la izquierda surge un sendero de un kilómetro que se interna en la espesura. Entramos a un bosque de tres hectáreas de robles, castaños y abedules, con paneles que identifican las diferentes especies autóctonas, y donde se explican los usos, ingenios y construcciones tradicionales. Sus maderas eran utilizadas para hacer toda clase de objetos de uso doméstico y agrícola, como cestos, utensilios de cocina, cunas, yugos, batanes y las propias herramientas del carpintero.

El Museo del Bosque es una iniciativa con vocación didáctica pensada para ayudar a conocer mejor los secretos que encierran los bosques asturianos.

Para completar, y continuar, con esta simbiosis del hombre con la naturaleza, se han instalado algunas de las más actuales energías renovables: un generador eólico, una microturbina hidráulica y varios paneles solares que acercan al hombre a un futuro más respetuoso con el medio en el que vive.

Este particular espacio natural, de vocación didáctica, pretende ser un ejemplo del equilibrio, que fue habitual en la floresta de la zona, entre las distintas especies . En la visita guiada se explica la relación entre las especies y, en muchos casos, la utilidad que tradicionalmente han tenido para el hombre.

Porque el bosque es la casa de multitud de especies. El recorrido nos permite conocer, en un ejemplo perfecto, la relación de muchas de las especies animales -ardillas, lirones, martas, erizos, tejones, zorros, corzos, etc- y vegetales que forman el ecosistema propio de los bosques asturianos.

Durante siglos se mantuvo esta relación entre lo que el bosque podía dar y el hombre necesitar sin que se rompiera el equilibrio. En el entorno del museo se han acondicionado construcciones tradicionales y se exhiben también herramientas y útiles que el hombre usaba para sacar partido al bosque. Descubrimos así la carbonera, que utilizaban para fabricar carbón vegetal; un horno de cal o caleiro, el molino... O el cortín de piedra levantado a media ladera para resguardar la producción de miel de la voracidad de los osos.


Información práctica
Situado en Muñalén, aldea que está a 28 km. de Tineo, capital del concejo, y a 3 km. escasos del pueblo tinetense de Navelgas.
Tel. 985 80 63 10 / 689 64 67 08.

Museo del Bosque
http://www.museodelbosque.es/index.htm

Ayuntamiento de Tineo
http://www.tineo.es/


Noticias Relacionadas