Lunes, 15 de Marzo de 2010

British Airways paraliza temporalmente la venta de billetes

La huelga de tripulantes de cabina del 20 al 22 y del 27 al 30 de marzo obliga a la compañía a actualizar sus planes de vuelo

EUROPA PRESS ·15/03/2010 - 12:47h

EFE/Andy Rain - British Airways paraliza temporalmente la venta de billetes.

British Airways ha informado de que ha paralizado temporalmente la venta de billetes y está actualizando sus planes de vuelo para los siete días de huelga (del 20 al 22 y del 27 al 30 de marzo) que secundarán los 12.000 tripulantes de cabina (TCP) de la aerolínea, convocados por el sindicato Unite.

En un comunicado, la compañía garantizó que "no todos los vuelos serán cancelados", ya que está ultimando los planes de vuelo para el periodo de huelga, programación que estará disponible en los próximos días y que la aerolínea publicará "tan pronto como sea posible" en la web.

La aerolínea británica indica que todos los vuelos desde y hacia London-City, así como los vuelos de largo recorrido hacia y desde Londres-Gatwick seguirán funcionando "con normalidad". Los vuelos operados en código compartido o con socios de la alianza Oneworld no se verán afectados, también destaca la aerolínea.

Asimismo, indicó que los cambios en las reservas para los vuelos de estos días, que podrían estar sujetos a cambios en un corto plazo, estarán sujetos a las reglas de la tarifa original. "Si ya ha reservando para viajar entre el 19 y el 31 de marzo de 2010, tiene la opción de cambio de reserva o de anulación, u obtener el reembolso", advierte en su web.

La compañía de la opción de cambiar o anular la reserva e incluso el reembolso

Los TCP secundarán siete días de huelga este mes de marzo, del 20 al 22 y del 27 al 30, evitando así la Semana Santa como se comprometió el sindicato mayoritario Unite, como rechazo a la congelación salarial y el recorte de personal en las rutas de larga distancia, aunque no descartan nuevas movilizaciones a partir del 14 de abril si no se resuelve el conflicto.

La aerolínea británica, que ultima su fusión con Iberia, planteó en noviembre del pasado año la baja voluntaria a más de 1.000 empleados TCP y la reducción a la mitad de la jornada para 3.000 trabajadores, que justificó por la caída de ingresos como consecuencia de la crisis, que se está cebando especialmente con la industria aérea.

Además, el plan de contención de gastos contenía la congelación salarial de dos años a partir de este año, así como la reducción de 15 a 14 tripulantes en los vuelos de larga distancia, lo que, según los sindicatos, repercutiría tanto en la calidad del servicio prestado como en las retribuciones de los trabajadores.

Por su parte, el director general de British Airways en Europa, Gavin Halliday, indicó el pasado viernes que el impacto de la huelga convocada por los tripulantes de cabina de la compañía, a la que se suma la amenaza de paros del personal de tierra, "no será probablemente desastroso".