Lunes, 15 de Marzo de 2010

Aguirre no se arrepiente de haber llamado a la "rebelión" fiscal

La 'lideresa' asegura que planteó la insumisión desde su posición de presidenta del PP de Madrid y no como presidenta de la Comunidad

PABLO MACHUCA ·15/03/2010 - 09:06h

 

 

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, no se arrepiente de haber llamado a la "rebelión" contra la subida de dos puntos del IVA que el Gobierno tiene previsto aplicar a partir de julio de este año, según ha reconocido en el programa Los Desayunos de TVE. Sin embargo, sí reconoce que podía haber usado "movilización" en vez de la palabra que usó, tras haber recibido la recriminación del propio presidente del Ejecutivo.

Una "rebelión" que Aguirre asegura haber alentado desde su posición como presidenta del PP madrileño y no como presidenta de la Comunidad de Madrid. También lo hizo así el consejero Güemes quien, según la 'lideresa', "habló como portavoz del PP en Madrid" y no lanzó "ninguna amenaza", pese a que llegó a asegurar que "Zapatero no va a olvidar" la campaña que los conservadores preparan contra las medidas económicas del Ejecutivo. 

Aguirre asegura que su Gobierno no ha subido el transporte sino que lo ha "congelado"

Sin embargo, el ruido mediático de sus palabras parece haber hecho recular a Aguirre, quien ahora asegura que la idea de llamar a la insumisión fiscal no es sólo suya sino que "viene marcada por el partido", pese a que fue ella la primera en hablar en tales términos.  No cree la 'lideresa' que sus declaraciones estén "un paso por delante" de la línea oficial del partido. "Hay interés en mostrarme como alguien que le mete el dedo en el ojo a Rajoy", con quien mantiene una relación que "está muy bien", pese a que "ha podido haber discrepancias en el pasado". 

Para Aguirre no es ninguna medida antidemocrática plantear una "rebelión" y asegura que la campaña del PP tiene previsto "sacar mesas a la calle para que los madrileños firmen" contra el aumento del IVA. La 'lideresa' insiste en reiterar sus medidas "liberales" y le pide al Ejecutivo que disminuya el gasto, no aumente los impuestos y deje sin efecto la subida del impuesto del valor añadido. 

Entre esas medidas, Aguirre considera que el Ejecutivo debería suprimir los Ministerios de Igualdad ("Igual Da", ha reiterado), el de Vivienda y el de Cultura, aunque se muestra "a favor" de la propuesta que su partido mantiene de crear el Ministerio de la Familia y que ya llevó en su programa electoral en 2008. También se ha jactado de haber disminuido el gasto público en un 2% y ha afirmado que ella "jamás" ha incumplido una ley, pese a que su Gobierno ha desafiado leyes del Ejecutivo central, como la de Dependencia o la relativa al tabaco. 

Defiende suprimir ministerios a la vez que apoya la creación de la cartera de Familia

Aguirre considera que el aumento del IVA es negativo y niega que su partido en Madrid haya planteado subidas parecidas en campos como el transporte, el IBI y las basuras. Además asegura que su Gobierno "ha congelado" las tarifas del transporte, pese a que los abonos de diez viajes en la Comunidad de Madrid han subido de 7 a 9 euros en enero. Por eso Aguirre presume de suprimir consejerías y bajar el sueldo a los altos cargos y lanza balones fuera cuando habla de tasas, algo que considera responsabilidad de Gallardón como alcalde de Madrid, porque "una tasa no es un impuesto" y son competencias municipales.

La presidenta regional considera que la medida del Ejecutivo es "nefasta" porque "disminuye el consumo y aumenta el paro". Aguirre cree que "sólo en España se traduce en paro" la crisis financiera global y pide a Zapatero que "haga lo que hace todo el mundo". 

Los trapos sucios de Madrid

Aguirre sigue creyendo en la inocencia de los consejeros de su Gobierno imputados por el caso Gürtel y vuelve a criticar a Garzón por las escuchas, para ella "ilegales", que el magistrado realizó durante la instrucción del caso a algunos de los abogados. Además insiste en pedir el levantamiento del secreto de sumario porque "si alguien ha hecho cosas ilegales o incorrectas necesitamos saberlo". 

La 'lideresa' no cree que si se anulan las escuchas realizadas por Garzón se vaya a archivar el caso y considera que los jueces pueden buscar indicios de delito "por otro lado". 

Aguirre mantiene su fe en la inocencia de los consejeros imputados

También ha tenido palabras para las declaraciones de Cobo en las que aseguraba que Aguirre había montado una gestapillo en la Comunidad de Madrid. La presidenta regional cree que "Cobo no pensaba las cosas que dijo" y que las razones por las que declaró lo que declaró "hay que preguntárselo a él o a su jefe", en alusión al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón.

Por otro lado, Aguirre no ha desvelado si se presentará a la reelección como presidenta de la Comunidad y deja eso en manos del Comité Electoral del PP, aunque afirma que aún puede hacer "muchas cosas por la Comunidad de Madrid". Sobre la reelección de Gallardón, "es un excelente alcalde", pero no se pronuncia. 

Otro de los temas abordados durante la entrevista ha sido la elección de Rato como máximo responsable de Cajamadrid, algo que para Aguirre fue una decisión "enormemente acertada". La presidenta regional dice mantener relación con el ex ministro de Economía, quien le "mensajeo" el pasado sábado. "Era un mensaje político", ha reconocido. 

Petición "simbólica"

La secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal, ha salido en defensa de Aguirre para asegurar que la presidenta regional habló de "rebelión" sólo "de forma simbólica".

Sin embargo, al ser preguntada por la postura oficial del PP, De Cospedal no ha aclarado si su partido apoya la insumisión requerida por la 'lideresa' y se ha limitado a asegurar que son simples "declaraciones" de Aguirre.

Sin posición oficial, Cospedal se ha limitado a hablar sobre la oposición que su partido hace a la medida del Ejecutivo central. De hecho, la secretaria general ha ido más lejos asegurando que el propio Rajoy ha mostrado "mayor movilización" que Aguirre en este asunto y que fue "la primera persona" que se opuso a la subida del IVA.

Los desafíos de Aguirre

El Gobierno de Esperanza Aguirre se ha sumado a una serie de desplantes a las leyes del Ejecutivo central con el apoyo de la Comunidad Valenciana y Murcia. Estos son los tres principales desafíos que la 'lideresa' lanza a la legislación socialista.

Ley de Dependencia. El Observatorio de la Dependencia criticó que Aguirre convierte "en terreno para la confrontación política" la aplicación de la Ley de la Dependencia. En su informe asegura que "apenas se registran avances en la implantación" del sistema. Aguirre se defiende alegando que no tiene suficientes funcionarios para realizar las valoraciones a los dependientes.

El plan Escuela 2.0. Mientras que el resto de Comunidades ya lo aplica, Madrid anunció que tiene pensado dilatar la implantación de este programa educativo al menos un año. Valencia y Murcia tampoco han aplicado el proyecto educativo.

Ley antitabaco. Aguirre se opone a esta ley y pide que "no se venda tabaco en los estancos y no se beneficie de los impuestos el Gobierno". Sus consejeros Güemes y González, por su parte, ven negativo restringir las libertades individuales.

Noticias Relacionadas