Lunes, 15 de Marzo de 2010

El primer ministro tailandés acusa a los manifestantes de incitar a la violencia

EFE ·15/03/2010 - 07:24h

EFE - Manifestantes camisas rojas que apoyan al derrocado primer ministro Thaksin Shinawatra se unen a una caravana que se dirige a la sede del 11 Regimiento de Infantería, donde el Gobierno ha levantado su comando central de paz en Bangkok (Tailandia).

El primer ministro tailandés, Abhisit Vejjajiva, acusó hoy a los dirigentes antigubernamentales que han congregado a más de 100.000 manifestantes en Bangkok de usar información falsa para incitar a las masas a la violencia contra las autoridades.

Vejjajiva denunció en rueda de prensa que los "camisas rojas", como se conoce a los seguidores del ex primer ministro depuesto y exiliado, Thaksin Shinawatra, usaron grabaciones sonoras manipuladas para hacer creer a los manifestantes que el Ejecutivo había ordenado usar la fuerza contra ellos.

El primer ministro reiteró que su gabinete no tiene ninguna intención de hacer uso de la fuerza y que la aplicación de la Ley de Seguridad Interna en la capital y siete provincias aledañas sólo persigue garantizar el orden.

Minutos antes, Vejjajiva anunció que no disolverá el Parlamento, como le exigen los manifestantes porque considera que su Gobierno fue formado de forma democrática y que las exigencias de los "camisas rojas" no son acordes con los principios democráticos.

Los manifestantes ya han iniciado su marcha hacia el cuartel general en el que se encuentra Vejjajiva, para exigirle que cumpla con sus exigencias.

El Ejército ha enviado refuerzos a la capital para garantizar la seguridad durante la marcha de los "camisas rojas", como se conoce a los seguidores del ex primer ministro depuesto en el 2006.

Los manifestantes, muchos de los cuales pasaron la noche acampados en el casco viejo de Bangkok, han colapsado una avenida principal que lleva al cuartel general y se disponen a marchar sobre los lugares estratégicos de la capital.

El ultimátum de 24 horas que el Frente Unido para la Democracia y contra la Dictadura, organizador de las protestas, dio ayer al Gobierno para convocar elecciones termina dentro de menos de una hora, a las doce del mediodía hora local (5:00 GMT).

Una vez cumplido ese plazo, y ante la afirmación de Vejjajiva, los "camisas rojas" marcharán sobre los lugares estratégicos de la capital tailandesa con la finalidad de paralizar la actividad del Gobierno y en los organismos oficiales.

Pese a la tensión, las protestas se desarrollan de forma pacífica y ni siquiera se han producido los temidos atascos de tráfico debido a que muchos trabajadores se han quedado en casa por miedo a la violencia.

Más 50.000 policías y soldados han sido desplegados en Bangkok para evitar que se repitan incidentes similares a los ocurridos el pasado abril, cuando dos personas murieron y unas 120 resultaron heridas durante otra campaña de protestas llevada a cabo por los "camisas rojas, cuyo objetivo final es abrir un cauce para el regreso de Shinawatra a su país.

Por su parte, el jefe del Ejecutivo tailandés indicó a la prensa que su Gobierno declarará el estado de excepción en Bangkok en caso de que las manifestaciones antigubernamentales pongan en riesgo la seguridad.

La medida da al Ejército poder para hacerse con el control de la seguridad en caso de disturbios en la capital tailandesa, donde unos 100.000 detractores exigen en las calles la inmediata disolución del Parlamento y elecciones anticipadas.

En caso de aplicarse el estado de excepción, el Gobierno puede anular el derecho de asamblea pública y el cierre de aquellos medios de comunicación locales que "inciten a la violencia".