Lunes, 15 de Marzo de 2010

Las infraestructuras lastranla actividad del eje mediterráneo

Los empresarios y los Gobiernos catalán y valenciano reclaman que se agilice la conexión con Europa

GLÒRIA AYUSO ·15/03/2010 - 08:20h

Hasta hace escasos cinco años, el mayor intercambio económico de bienes en España se daba entre la Comunitat Valenciana y Catalunya. Las cosas han cambiado, según muestra un estudio elaborado por la Cámara de Comercio de Barcelona, que destaca que el déficit de infraestructuras en el corredor del Mediterráneo está limitando el crecimiento del comercio en el territorio.

Los datos recogidos señalan que la inversión en infraestructuras en relación al tráfico comercial es menor precisamente en el eje del Mediterráneo, donde el saldo es negativo especialmente en Catalunya, la Comunitat Valenciana y Murcia. Las dos primeras son las que menos han crecido en intercambios comerciales, según el estudio. Así, las ventas entre Catalunya y Aragón pasan a ocupar el primer lugar, mientras que las dirigidas a la Comunitat Valenciana caen un 20%, y quedan relegadas al tercer puesto tras Madrid, con la que aumenta un 22%.

Valencia y Catalunya ya no tienen el liderazgo comercial de bienes

"Las comunidades que han mejorado sus comunicaciones muestran un mayor dinamismo económico", explica la responsable del informe del Gabinete de Estudios de la Cámara de Comercio, Carme Poveda. Los Gobiernos valenciano y catalán, así como los empresarios de ambas comunidades, reclaman de forma insistente mejores comunicaciones a través del ferrocarril. Además del ancho europeo para mercancías hasta Europa, el Ejecutivo catalán considera también prioritaria la conexión en alta velocidad hasta Valencia para pasajeros. "Hay más relación de personas entre Valencia y Barcelona que entre Madrid y Valencia", destaca el secretario de movilidad, Manel Nadal. La conexión con la capital finalizará este año, mientras que la del Mediterráneo aún no tiene fecha.

Recientemente, el Círculo de Economía y la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) expresaron en un manifiesto la necesidad "urgente" de "dotar de mayor capacidad y fluidez al eje de mayor tránsito de personas y mercancías de España", que es a la vez "su principal espacio de generación de actividad económica y de exportación de bienes y servicios". Se sumaron así a la reclamación del trazado del Eje Mediterráneo, que conectaría Andalucía, Murcia, la Comunitat Valenciana y Catalunya, y lo que es más importante, los puertos de Algeciras, Valencia y Barcelona, con Francia y el norte de Europa.

Por debajo de Europa

Hay una relación clara entre mejora de comunicaciones y dinamismo

"El 70% de las exportaciones se destinan a Europa, necesitamos un corredor que mejore la comunicación con el resto del continente", explica el secretario general de la AVE, Diego Lorente.

El ferrocarril transporta el 17% de las mercancías en Europa. En España, sólo traslada el 3%, lo que representa "unos costes logísticos mucho mayores y una menor competitividad", explica Juan Cámara, presidente de Ferrmed en España, entidad que promueve este corredor de mercancías. Cámara destaca que el 18% de los costes en compañías como Ford y Seat, grandes exportadoras, son logísticos.

Ante la falta de un transporte más eficiente por ferrocarril, España es el país con mayor número de empresas de flota de camiones, unas 130.000. "Las autopistas hacia Europa están saturadas", afirma una portavoz del Puerto de Barcelona, que considera primordial el Eje del Mediterráneo para la actividad comercial de los puertos. "Sería más sostenible descargar en el Mediterráneo" la mercancía que viene de Asia a Europa en vez de en Amberes, Rotterdam o Hamburgo, ya que "los barcos se ahorrarían tres días" y desde aquí se podría redistribuir hacia Europa vía ferrocarril", indican en el Puerto de Barcelona.

El ministro de Fomento, José Blanco, ya se ha comprometido a presentar un estudio técnico de "todo el Corredor Mediterráneo" para lograr que la UE incorpore esta infraestructura ferroviaria a las "redes prioritarias" transeuropeas, lo que permitiría recibir ayudas para su construcción y agilizarla pese a la crisis.