Domingo, 14 de Marzo de 2010

Miles de personas recuerdan a Jon Anza en Donosti

Denuncian que su muerte se produjo por una "decisión política"

GUILLERMO MALAINA ·14/03/2010 - 19:55h

EFE - Cabecera de la manifestación convocada hoy en San Sebastián

La aparición el pasado jueves del cadáver del miembro de ETA Jon Anza, después de diez meses sin identificar en la morgue de Toulouse, ha crispado el ánimo en la izquierda abertzale. Varios miles de personas recorrieron el centro de San Sebastián tras una pancarta para denunciar la "represión y la guerra sucia".

La protesta recordaba a otras vividas en los años 80 por la desaparición entonces de otros militantes como Mikel Zabalza, Joxean Lasa y Joxi Zabala. Eran los tiempos de los GAL. Ahora nada hay probado, pero la izquierda abertzale vuelve a ver de nuevo tras la desaparición y muerte de Jon Anza la implicación de "policías españoles" con el amparo de Francia.

Su denuncia era el objetivo de la manifestación convocada a las cinco y media de la tarde en el boulevard donostiarra. A la cabeza, se situaron una hermana y una cuñada de Jon Anza. Cogieron una ikurriña con un crespón negro en el centro y echaron a andar entre los gritos de las miles de personas reunidas: "Jon, gudari, gogoan zaitugu" (Jon, luchador, te recordamos). También se escuchó otro en castellano recuperado de las multitudinarias manifestaciones de los ochenta: "Policía, asesina".

La manifestación discurrió así, entre gritos y eslóganes que se iban repitiendo en cada calle, siempre para denunciar la implicación de las Fuerzas de Seguridad del Estado e, incluso, del propio ministro del Interior: "Rubalcaba, asesino". Tras la pancarta con el lema en euskera Jon asesinado. Fin a la represión y a la guerra sucia, entre los miles de simpatizantes, se situaron destacados miembros de la izquierda abertzale, como Rufi Etxeberria, Tasio Erkizia, la abogada Jone Goirizelaia y la secretaria general de LAB, Ainhoa Etxaide.

Al final de la protesta, se dio lectura a un comunicado para, además de denunciar que la muerte de Anza es "una decisión política", hacer un llamamiento a movilizarse hoy también en Toulouse para tratar de impedir la autopsia del militante de ETA si, finalmente, las autoridades francesas no autorizan la presencia durante el examen de un médico de confianza de la familia.