Domingo, 14 de Marzo de 2010

Roma y Juventus dejan escapar la victoria y la ocasión de presionar al Inter

EFE ·14/03/2010 - 17:18h

EFE - El delantero italiano del Roma Luca Toni (d) celebra un gol que marcó contra el Livorno durante el partido de Serie A de la liga italiana de fútbol disputado en el estadio Armando Picchi de Livorno, Italia.

El Roma y el Juventus dejaron escapar hoy, en sus respectivos encuentros ante el Livorno y el Siena, una gran oportunidad de dar un importante paso adelante en la persecución del líder de la Liga italiana, el Inter de Milán.

Como si ambos equipos estuvieran predestinados a vivir la misma pesadilla, Roma y Juventus vencían por 3-2 cuando, exactamente a la misma hora, poco después de las 16.30 local (15.30 GMT), veían cómo el árbitro les pitaba un penalti en contra y cómo el equipo rival lo materializaba para firmar el empate definitivo a tres.

Justo antes de eso, ambos equipos se las prometían muy felices, aprovechando la derrota del Inter del pasado viernes. El Roma se ponía a cuatro puntos del líder y el Juventus ascendía hasta la cuarta plaza. Pero todo fue un espejismo y finalmente no lograron más que recortar un punto en esta vigésimo octava jornada.

Los dos equipos fueron, sin duda, los grandes protagonistas de este domingo de fútbol en Italia por disputar sendos partidos plagados de goles de los que el Génova del español Alberto Zapater no quedó muy lejos, es más, su resultado fue más abultado, al conseguir derrotar al Cagliari por 5-3.

El empate a tres del Roma llegó en un partido en el que el Livorno consiguió ponerse por delante en los primeros minutos, gracias a un gol del italiano Cristiano Lucarelli, que posteriormente volvería a marcar en la portería romana hasta en otras dos ocasiones -incluso la definitiva-, convirtiéndose en el jugador clave del partido.

El equipo de Francesco Totti supo hacer valer su superioridad sobre el campo durante la mayor parte del encuentro, dominando el marcador con los goles de los italianos Simone Perrotta y Luca Toni, así como del chileno David Pizarro, quien pudo haber hecho doblete si hubiera materializado un penalti pitado poco antes del descanso.

Pero Lucarelli no les iba a poner las cosas tan fáciles a los romanos y marcaba de penalti el empate a tres definitivo que deja al Roma con 53 puntos, en la misma tercera plaza y a 6 del Inter.

En Turín, el Juventus abría el partido con dos goles de Alessandro Del Piero, con los que el capitán alcanzaba su marca personal de 301 tantos y que lideraban ya en cuestión de diez minutos la que parecía una victoria clara para el conjunto "blanqui-negro", secundada después por el tanto del italiano Antonio Candreva.

Pero el Siena demostró no conformarse con el resultado y consiguió plantar batalla, encontrando red en las botas del italiano Massimo Maccarone y del franco-argelino Abdelkader Ghezzal, quien dio también el tiro de gracia a los turineses con el empate a tres de penalti.

Después de conseguir adelantarse en el marcador, el Cagliari vio cómo el Génova, que ya es séptimo en la tabla, encendía los motores y conseguía empatar con un penalti materializado por Zapater, tras el que se desencadenaron los goles en el partido, que llegaron con muy poca distancia unos de otros y que dieron la victoria final a los genoveses.

El Palermo demostró este domingo no querer dejar que el Juventus le arrebatara el cuarto puesto en la tabla y, finalmente, lo logró, no por méritos propios, sino por el empate de los turineses, ya que los sicilianos cayeron derrotados ante el Udinese por 3-2 en un partido en el que el brasileño Fábio Simplico marcó para los isleños.

Por su parte, el Lazio dio un nuevo disgusto a sus seguidores, al perder por 2-0 ante el Bari, en una jornada en la que el Bolonia empató a uno ante el Sampdoria y el Parma ganó al Atalanta por 1-0.

En los partidos adelantados, el Inter del portugués José Mourinho protagonizó la sorpresa de la vigésimo octava jornada al perder el viernes por 3-1 ante el Catania.

Mejor resultado fue el que cosechó el Fiorentina, recuperado ya de su eliminación de la Liga de Campeones ante el Bayern de Múnich y que ganó por 3-1 al Nápoles.

En el último partido de la jornada, el Milán del brasileño Leonardo recibe en casa al modesto Chievo para demostrar que ha dejado ya atrás la decepción de la Liga de Campeones y aprovechar la derrota del Inter para rozar el liderato.