Domingo, 14 de Marzo de 2010

Kaká no está para la reanimación

El brasileño es baja en Valladolid por una contractura en su semana más crítica como jugador del Madrid

LADISLAO JAVIER MOÑINO ·14/03/2010 - 08:00h

Al primer intento de reanimación del Madrid tras el varapalo del Lyon no comparecerá Kaká. Una contractura en el adductor del muslo izquierdo ha dejado al brasileño en Madrid. Su semana más crítica como jugador blanco la ha rematado con esta leve lesión.

El caso de Kaká no es distinto a los protagonizados por Guti o Benzema esta temporada: estando en el ojo huracán, a ambos les aparecieron extraños dolores en los pies o repentinas pubalgias. Kaká salió ayer a ejercitarse a los campos de Valdebebas y comunicó sus dolores y molestias. Los médicos del club interpretaron que un jugador incapaz de entrenarse un día antes de un partido no puede disputarlo. La duda es si Kaká hubiera sido baja ante el Lyon o el próximo 10 de abril ante el Barcelona con unas molestias similares. Las sobrecargas y las contracturas, al contrario que las roturas musculares (que sí se pueden diagnosticar), pertenecen al reino de la subjetividad del jugador. Las sombras que genera la repentina lesión del brasileño las alimentó el propio Pellegrini. Durante la rueda de prensa de ayer, fue preguntado por el estado de forma del brasileño. El chileno pudo anunciar la baja, pero no lo hizo...

Con Kaká o sin Kaká, el Madrid es un club deprimido. La onda expansiva de la eliminación europea ha sido devastadora desde el vestuario de Valdebebas hasta Concha Espina. El planchazo anímico es brutal, aunque Pellegrini trató de suavizarlo: "En el Madrid, se pasa con mucha facilidad de la euforia al drama".

Lo cierto es que, por sexto año consecutivo, la Liga es el tronco salvador al que se agarra el club en medio de otra riada de millones de euros invertidos. El Valladolid, hundido en la tabla, es el primer equipo que mide la capacidad de reacción del vestuario y de Pellegrini, a los que se les ha doblado la exigencia.

Con el objetivo de la Copa de Europa desaparecido, ni a jugadores ni a entrenador les vale sólo con ganar. Para tratar de cumplir con esa demanda de buen juego, Pellegrini recupera a Xabi Alonso, tan añorado ante el Lyon. La plaza de Kaká se la disputan Guti y Van der Vaart. Otra decisión que puede traer cola.