Domingo, 14 de Marzo de 2010

"He educado a mis hijos con ejemplos de fútbol"

Onésimo. Entrenador del Valladolid trata de salvar al equipo desde su posición

SILVIA DE LA FUENTE ·14/03/2010 - 08:00h

Onésimo posa con un balón - Miriam Chacón (ICAL)

Onésimo Sánchez es un tipo particular. Como futbolista, dejó en el recuerdo colectivo una impronta inimitable que se basó en el regate como obsesión. Ahora tiene la oportunidad de entrenar al club de su vida y, a pesar de la situación agónica que vive en la tabla, no pierde la sonrisa. Desgrana el mundo del fútbol con la misma frescura que tenía con el balón,

Este Valladolid pinta mal.

En el sentido anímico, tenemos que ganar cuanto antes.

¿Qué Madrid espera, el de la remontada épica contra el Sevilla o el de la segunda parte ante el Lyon?

Ojalá fuera este último, pero será muy difícil. Tiene grandes jugadores y especialistas en determinadas situaciones del juego. Es cierto que ha perdido una oportunidad histórica de jugar la final de la Liga de Campeones en su estadio, pero se volverá más peligroso; sólo le queda la Liga.

¿Qué aspectos ha entrenado para hacer daño al líder?

El Madrid tiene una forma muy clara de jugar y debemos ser muy fuertes, estar muy juntos y correr y apretarlo mucho para que se sienta incómodos. Pero también debemos tener criterio cuando tengamos la pelota.

¿Qué jugador del Madrid le gustaría tener en su equipo?

Cristiano, no sólo por lo que juega. Por lo que genera y por todas las facetas del juego que maneja, es el más determinante. De todos modos, el Lyon demostró que vale más el equipo: eliminó al Madrid teniendo menos.

¿Qué fútbol le gusta?

Lo quiero basar todo en la pelota. Me gusta que mi equipo tenga la posesión, sepa manejar el balón y cómo hacer daño, pero también quiero que mis jugadores trabajen cuando nos lo quiten. Pero no soy cerrado. Me gusta que los jugadores tengan cierta libertad en el campo. Hay situaciones que sólo pueden resolver ellos.

¿El fútbol es de valientes?

El equipo miedoso no sirve. Puede valer para unos días, cuando los 100 rebotes no entran, pero no creo en ese fútbol. A veces, porque el rival te aprieta, hay que saber juntarse y sufrir en esos momentos, pero deben ser los mínimos. Lo ideal es jugar lejos de tu campo, manejar el juego y la pelota, y hacer daño con ella.

¿Cuál es su referente?

He aprendido de muchos. De Maturana cogí la defensa zonal de la línea de cuatro. Pero no sólo la defensa, sino el concepto defensivo de todo el equipo, porque se puede atacar mientras se defiende o, mejor dicho, te preparas para atacar. De Cruyff cogí el sentido de darle importancia al balón y la posición; de Camacho, jugar al 120%

¿Qué le parecen las declaraciones de Marcos sobre el escaso compromiso de algunos jugadores?

Marcos está cualificado para decir cosas por todo lo que significa para este club, pero hay que buscar los momentos y, sobre todo, el lugar. Todos tenemos que dar un poco más y en eso tiene razón. Pero al final el fútbol es circunstancial, resultadista e incluso mentiroso. El Madrid ya era un equipo después del partido contra el Sevilla. Ahora dicen que no se puede jugar individualmente

¿Antes, los jugadores estaban más comprometidos?

Cuando yo empezaba, sólo teníamos fútbol. Ahora hay tanto donde elegir que quizás se ha perdido ese espíritu competitivo de fútbol, fútbol, fútbol

¿Hay que ser futbolero para ser buen futbolista?

No es indispensable, pero ayuda. Yo he educado a mis hijos poniéndoles ejemplos de fútbol, porque es lo que he vivido toda mi vida. Puedes ser abogado y que no te guste mucho tu trabajo. No tienes por qué ser incondicional de tu profesión. Pero creo que ayuda aunar trabajo y afición. Vas a estar más convencido de lo que haces.