Domingo, 14 de Marzo de 2010

El primer ministro chino critica la presión exterior para que China revalúe el yuan

EFE ·14/03/2010 - 05:06h

EFE - El primer ministro chino, Wen Jiabao (d), camina junto al presidente Hu Jintao, a su llegada a la clausura de la sesión anual de la Asamblea Nacional Popular (ANP) en el Gran Salón del Pueblo, en Pekín.

El primer ministro chino, Wen Jiabao, criticó hoy las presiones exteriores para que el país revalúe su moneda, el yuan, en alusión a las llamadas que en ese sentido han surgido en los últimos años de economías como la estadounidense o la europea.

"Nos oponemos a las presiones para cambiar el tipo de cambio, que es decidido en función de las condiciones económicas del país y su estabilidad", señaló Wen al término de la sesión anual del Legislativo chino, en la única rueda de prensa que da al año.

Wen, por otro lado, argumentó que el yuan no se ha depreciado, como apuntan algunos analistas extranjeros, sino que ha aumentado su valor frente al dólar un 21 por ciento desde 2005, año en el que se liberalizó parcialmente el cambio entre la moneda china y la estadounidense.

Incluso en los peores momentos de la crisis financiera, entre julio 2008 y febrero de 2009, el yuan se apreció un 14,5 por ciento, aseguró.

"Continuaremos la reforma del sistema monetario de acuerdo con el mercado, manteniendo un nivel estable y apropiado", subrayó el jefe del Gobierno chino, quien aseguró que Pekín "cree en el libre comercio" y en continuar las consultas cono otros países para desarrollar la gradual convertibilidad del yuan.

Wen destacó en la rueda de prensa que 2010 es "el año más difícil para China" (también lo dijo en 2009), y previó que el país no alcanzará un crecimiento económico de doble dígito, como los registrados en los años anteriores a la crisis (el pasado ejercicio registró un crecimiento del 8,7 por ciento).

El primer ministro señaló que China ha hecho frente a la crisis con resultados positivos, pero que "a pesar de la estabilidad económica no ha habido grandes progresos en algunas empresas, y muchas dependen de las medidas de estímulo".

"No importa cuán alta sea una montaña, siempre podremos ascender a la cumbre", señaló Wen, aficionado a los lirismos en sus alocuciones públicas, a la hora de señalar los esfuerzos que la tercera economía mundial para superar la crisis.