Sábado, 13 de Marzo de 2010

Valladolid despide hoy a Delibes, uno de sus hijos más ilustres

EFE ·13/03/2010 - 07:23h

EFE - Un centenar de carteles, con una fotografía en color del escritor Miguel Delibes con la leyenda 'In Memoriam', pregonan en Valladolid el fallecimiento a los 89 años de edad de quien es Hijo Predilecto de la ciudad desde 1986. Los carteles han sido impresos con carácter de urgencia y distribuidos en los centros y edificios de titularidad municipal. Esta iniciativa tiene el doble objetivo de informar a los ciudadanos del óbito y de rendir homenaje a su figura.

La ciudad castellana de Valladolid (centro de España) despide hoy con todos los honores al escritor y catedrático Miguel Delibes, uno de sus hijos más ilustres, fallecido este viernes a los 89 años de edad.

Las cenizas de Delibes serán depositadas en el Panteón de Vallisoletanos Ilustres de esta ciudad en la que el premio Cervantes nació, residió y falleció ayer tras una larga enfermedad.

Para aceptar esa sepultura, en la que también reposan los restos mortales de los escritores José Zorrilla y Rosa Chacel, Delibes sólo puso una condición: que junto a él descansase también su esposa y madre de sus siete hijos, Ángeles de Castro, quien falleció en 1974 con 50 años de edad dejándole sumido en una profunda depresión, experiencia que relató en "Señora de rojo sobre fondo gris".

El funeral de cuerpo presente del novelista se ha oficiado hoy en la catedral metropolitana de Valladolid con la asistencia de sus familiares y representantes de todos los ámbitos de la sociedad, entre ellos la vicepresidenta primera del Gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega.

El féretro con los restos mortales de Delibes fue trasladado esta mañana hasta el templo a pie desde el Ayuntamiento de la ciudad.

En el Consistorio municipal quedó instalada ayer su capilla ardiente y por ella pasaron miles de personas para dar su último adiós al considerado maestro de la lengua castellana.

Con una producción literaria de más de sesenta obras, que comenzó con "La sombra del ciprés es alargada" y terminó con "El hereje", Delibes poseía los galardones más importantes de las letras en lengua española.