Sábado, 13 de Marzo de 2010

El pacto de Opel, una cuestión de avales

La dirección de General Motors accede al acuerdo en Figueruelas ante la amenaza de no recibir ayudas

GLÒRIA AYUSO ·13/03/2010 - 08:00h

Empleados de Figueruelas, a la salida ayer de la planta

Los trabajadores de la planta de General Motors (GM) en Figueruelas (Zaragoza) tienen el futuro más claro. Tras un año y pico de continuas incertidumbres, la dirección y el comité de empresa pactaron en la madrugada de ayer todos los aspectos que se mantenían en el aire: cerraron el convenio colectivo para los próximos cuatro años, concretaron la parte que deberá asumir la plantilla zaragozana del plan de ahorro para asegurar la viabilidad de GM en Europa y establecieron las condiciones para el recorte de 900 empleos. Fueron necesarias más de diez horas, pero el avance fue decisivo.

¿Qué pasó en esa reunión maratoniana para que lo que empezó como una ruptura de negociaciones acabase en acuerdo? Según diversas fuentes consultadas, en el pacto resultó determinante el hecho de que tanto el Gobierno de Aragón como el Ministerio de Industria condicionaron la entrega de ayudas a General Motors a que la empresa se pusiera de acuerdo con los sindicatos. GM reclama 2.000 millones en avales y créditos a los países europeos donde están instaladas sus plantas, y Aragón ya avanzó que podría ofrecer 200 millones en avales, a lo que se sumará la aportación, de cuantía no concretada, de Industria.

A la vez, la comunidad aragonesa es también la que debe aprobar el expediente de regulación de empleo (ERE) y también condicionó su autorización a un acuerdo con los trabajadores.

Los sindicatos agradecieron a las administraciones que se mantuvieran firmes en su postura, como valoró el representante de CCOO, José María Fernando.

Acercamiento de posturas

En ese escenario, si la empresa había reclamado cinco años de congelación salarial, finalmente acabó aceptando las condiciones de la mayoría del comité de empresa: dejar de subir los sueldos sólo en 2009 y 2010. El 1% de aumento que se correspondería para estos dos años será la aportación que los trabajadores harán al plan de ahorro europeo, lo cual representa 2,4 millones frente a los 25,8 millones anuales que la dirección quiere recortar en la planta de Figueruelas. También se anulará una paga extra, si bien la empresa mantendrá el resto de pagas variables. A cambio de la congelación salarial, los sindicatos y la empresa negociarán el retorno de su aportación una vez la empresa vuelva a los beneficios. Para 2011 y 2012, el aumento de los sueldos será del 2%.

El recorte de 900 empleos ser realizará mediante una compleja utilización del contrato relevo, que permitirá a GM recortar costes, ya que saldrán empleados cercanos a la edad de la jubilación con altos salarios y permanecerán en la planta los más jóvenes.

Los sindicatos se reunirán mañana con sus afiliados para transmitirles los acuerdos y el lunes el comité convocará un referéndum para que la plantilla los vote. D