Viernes, 12 de Marzo de 2010

Ni coca, ni maría... no hay nada como la lejía

Los niños se drogan más con productos de limpieza para el hogar que con marihuana, cocaína o alucinógenos, según un sondeo en EEUU

REUTERS ·12/03/2010 - 19:07h

Los niños estadounidenses de 12 años se drogan empleando productos para el hogar, como gasolina, esmalte de uñas, disolventes y limpiadores, una práctica potencialmente mortal que está superando en esta población al consumo de marihuana, cocaína o alucinógenos combinados, según una encuesta sobre consumo de drogas y salud realizada entre 2006 y 2008 por los expertos del Departamento de Salud y Servicios Sociales del país norteamericano.

Según este sondeo, el 7% de estos niños inhalaron productos de uso doméstico para drogarse, en comparación con el 5%, que tomó medicamentos con receta, el 1,4% que consumió marihuana y el 1% que consumió cocaína y alucinógenos.

Sólo el consumo de alcohol supera en este grupo el uso de productos inhalados como droga.

Aunque la tasa de inhalación de productos comunes entre los niños de esa edad ha permanecido constante en los últimos años, los responsables de esta encuesta señalan que lo más preocupante es que los menores abusan de ellas sin conocer sus verdaderos riesgos, entre los que se encuentran los ataques cardíacos y posibles daños en el cerebro, el corazón, el hígado y los riñones. Además, estas sustancias pueden acabar siendo adictivas.

Según Pamela Hyde, funcionaria de la Administración de Servicios de Abuso de Sustancia y Salud Mental, los resultados de este estudio son "frustrantes, porque el riesgo proviene de una variedad de productos muy comunes del hogar que son legales, fáciles de conseguir y están en todas las casas y los chicos pueden comprarlos cuando quieran".

"Desafortunadamente, entre 2001 y 2009, la percepción de los alumnos de octavo grado sobre el peligro que conllevan estas inhalaiones disminuyó del 75% al 58%", apuntó el doctor Timothy Condon, del Instituto Nacional de Abuso de Drogas, que calificó esta situación de "tendencia amenazadora". "Sabemos, históricamente, que cuando la percepción del riesgo cae, a menudo siempre vemos un aumento en el uso", advirtió.

Por este motivo, aunque los adultos también abusan de la inhalación de este tipo de sustancias, los responsables de salud de Estados Unidos están desarrollando una campaña de información dirigida a jóvenes y padres sobre estas sustancias ya que, según sostienen, los niños son los más vulnerables en esta situación.