Viernes, 12 de Marzo de 2010

BBVA reclama la reducción del déficit para que España no pierda "credibilidad"

El presidente de BBVA, Francisco González, considera crucial que "las entidades inviables sean adjudicadas a los agentes privados más sólidos"

EUROPA PRESS ·12/03/2010 - 14:01h

El presidente de BBVA, Francisco González, reclamó hoy al Gobierno que aborde "con urgencia" un plan "creíble y sostenido" de reducción del déficit público y aplique reformas estructurales "de calado" para que España no pierda credibilidad en los mercados financieros y se reactive el crecimiento.

Durante la junta general de accionistas del banco, González advirtió de que la salida de la crisis se ve dificultada por un déficit público "insostenible", de más del 11% del PIB en 2009, un crecimiento explosivo de la deuda pública, y un deterioro de buena parte del sistema financiero, debilitado por la crisis.

"Tenemos que abordar estos problemas con urgencia, España no puede perder la credibilidad de los mercados que la financian", dijo el presidente de BBVA, para quien es necesario un proceso creíble de saneamiento del conjunto de las administraciones públicas a ojos de los mercados.

Reducir el déficit y controlar la deuda es algo "necesario e inevitable", aunque restará crecimiento a la actividad económica a corto plazo. España, pronosticó, registrará una recuperación "más lenta" y será uno de los pocos países que en 2010 tendrá todavía un crecimiento negativo.

En España, advirtió, la contracción económica de 2009 tuvo un impacto mucho más fuerte en el empleo, y mayor coste social que en otros países, debido a un modelo de crecimiento superado y centrado en el sector inmobiliario y en el endeudamiento exterior.

Crédito y reestructuración financiera

Sobre el sector financiero, González apostó por una "profunda" reestructuración, ya que bancos y cajas de ahorros sólo podrán proporcionar crédito a familias y empresas y apoyar el crecimiento si se compone de entidades solventes, rentables y sujetas a controles apropiados.

En este sentido, incidió en que las dificultades económicas hacen que ahora no haya demanda de crédito. "Queremos que la demanda de crédito se recupere lo antes posible; no es cierto que los bancos hayan cerrado el grifo, somos los primeros interesados en concederlo", sostuvo González.

Ante esta situación, "es importante que las entidades inviables sin ayudas públicas sean cuanto antes reestructuradas y adjudicadas a los agentes privados más sólidos", sostuvo el presidente de BBVA.

Según advirtió, los masivos apoyos públicos en todo el mundo y las políticas monetarias excesivamente laxas, con suministro casi ilimitado de liquidez, "han frenado la necesaria reestructuración del sector financiero", y paradójicamente, han permitido a muchas entidades obtener fuertes beneficios de banca mayorista.