Viernes, 12 de Marzo de 2010

Varios miles de opositores llegaron a Bangkok para la manifestación del 14

EFE ·12/03/2010 - 08:59h

EFE - Soldados tailandeses montan guardia en una calle de Bangkok, Tailandia. EFE/Archivo

Varios miles de partidarios del ex primer ministro depuesto, Thaksin Shinawatra, entraron hoy en Bangkok para participar en las multitudinarias manifestaciones que persiguen la caída del actual jefe del Gobierno, Abhisit Vejjajiva.

Los manifestantes, que vestían sus características camisetas de color rojo, entraron en la capital por la carretera del Este y causaron los primeros atascos de tráfico.

Muchos de ellos ondeaban banderas coloradas y exhibían fotografías de Shinawatra, declarado prófugo por la justicia de su país, que lo condenó en octubre de 2008 a dos años de cárcel por delitos de corrupción.

Hoy, las sucursales del Bangkok Bank, que los "camisetas rojas" relacionan con la asonada que en 2006 derribó a su ídolo, tenían montados controles de seguridad en el exterior para prevenir ataques.

En un clima de evidente tensión, los colegios cerraron sus puertas y varias embajadas extranjeras recomendaron a sus ciudadanos que se mantengan apartados de las concentraciones.

Mientras los opositores insisten en que no habrá violencia si se les permite manifestarse sin problemas, aliados del Gobierno aseguraron que algunos "camisas rojas" provocarán la intervención de los cuerpos de seguridad disfrazándose de policías y soldados.

El Frente Unido para la Democracia y contra la Dictadura, el organizador de la movilización, desea que el primer ministro disuelva el Parlamento y convoque elecciones, porque el actual Gobierno no salió de las urnas.

Las autoridades han montado un dispositivo de seguridad de 50.000 miembros del Ejército, la Policía y unidades paramilitares para proteger Bangkok.

"Si los manifestantes irrumpen en comisarías o cuarteles, las fuerzas gubernamentales tienen órdenes de desalojarles de inmediato, pues les consideramos terroristas", aseguró el viceprimer ministro, Suthep Thaugsuban.

Está en vigor en Bangkok y seis provincias aledañas la Ley de Seguridad Interna, que permite a los militares intervenir junto a la Policía para dispersar por la fuerza cualquier reunión no autorizada, imponer el toque de queda, bloquear las carreteras o censurar a los medios de comunicación.

Las autoridades quieren evitar situaciones embarazosas como la ocurrida hace un año, cuando se canceló una reunión de líderes asiáticos en la ciudad de Pattaya después de que los "camisetas rojas" irrumpieron en el hotel donde se celebraba el evento.