Viernes, 12 de Marzo de 2010

Primera condena a Air France por el siniestro del vuelo Río-París

La Justicia de Río de Janeiro condena a la compañía a pagar 1,12 millones de dólares a la familia de una víctima

EFE ·12/03/2010 - 02:11h

La Justicia de Río de Janeiro ha hecho pública la primera condena dictada en Brasil contra Air France por el siniestro del vuelo entre la capital carioca y París, en el que murieron 228 personas el pasado 1 de junio, informó una fuente oficial.

El juez Mauro Nicolau, de la Sala 48 de lo Civil del Tribunal de Justicia de Río, condenó en primera instancia a la aerolínea francesa a pagar más de dos millones de reales (1,12 millones de dólares) a la familia de la fiscal Marcelle Lima, una de las víctimas del accidente.

La sentencia, que es recurrible, dispone que Air France deberá pagar una pensión mensual a los padres de la fiscal, ya que económicamente dependían de la víctima, y además medio millón de reales en concepto de daños morales a los dos hermanos, en total dos millones de reales.

La resolución judicial habla de "conducta negligente" por parte de la compañía y agrega que "la situación se agrava en la medida en que el hecho supuso la mayor tragedia de la aviación civil del país, una de las mayores del mundo".

Dolor de las víctimas

Lima, que tenía 41 años el día del accidente, viajaba acompañada de su pareja, Marcelo Gomes, y su cuerpo no ha podido ser encontrado.

Las causas del accidente no se conocen con exactitud

"El dolor de los familiares todavía se multiplica por la imposibilidad de llorar, velar y sepultar al ser querido, lo que mantiene abierta una herida para toda la vida", continúa el juez en la sentencia.

El avión, un Airbus A330 de la aerolínea Air France, cayó en el océano Atlántico cuando cubría la ruta entre Río de Janeiro y París en un accidente cuyas causas todavía no se conocen con exactitud debido a que no pudo ser encontrada la caja negra.

Según el Organismo de Investigación de Accidentes (BEA) de Francia,el aparato no sufrió una "despresurización en vuelo" y señala que "probablemente" estaba entero antes del impacto con la superficie marina.

Además, la BEA ha puesto en duda la fiabilidad de los sensores Pitot, destinados a medir la velocidad respecto al suelo de los aviones.

Noticias Relacionadas