Viernes, 12 de Marzo de 2010

Las fotos de la Gürtel vencen la censura

El público abarrota la sala valenciana Tomás March, que reinauguró la muestra de imágenes que vetó el PP

SERGI TARÍN ·12/03/2010 - 00:30h

El ex director del MuVIM durante la reinauguración de la exposición, ayer. - Juan navarro

Las fotografías de la Gürtel censuradas por el PP regresaron ayer a las paredes de una sala de exposiciones, la de la galería Tomás March, en el centro de Valencia. La muestra, quereúne 91 imágenes de 38 fotoperiodistas, sufrió el acoso y derribo de los conservadores el mismo día de su presentación en el MuVIM (Museu de la Il·lustració i la Modernitat), el jueves pasado. Máximo Caturla, vicepresidente de la Diputación de Valencia, ordenó descolgar una decena de instantáneas, la mayoría sobre la trama corrupta. La Unió de Periodistes, organizadora de la exposición, retiró el resto en señal de protesta.

La cosa no quedo ahí. El director del MuVIM, Romà de la Calle, se sintió desautorizado y dimitió el lunes. A la mañana siguiente, medio millar de personas rodearon el museo para mostrarle su apoyo. Ayer, en la reinauguración de la muestra, fue el objetivo de todos los focos, junto a las fotos de la censura y enfrente de la marea humana que desbordó la galería y parte de la vía pública.

El ex director pide que dimita el vicepresidente de la Diputación

"La libertad de expresión es como el aire, que sólo se habla de ella cuando está contaminada", explicó De la Calle, quien pronunció durante 20 minutos una clase de Estética, de la que es catedrático en la Universidad Politécnica de Valencia. "El arte y la política van juntos. ¿Se es filósofo por la mañana, político por la tarde y follaor [follador] por la noche? No, se es todo", argumentó.

Vuelta, pero con condiciones

De la Calle, en seis años, ha convertido el MuVIM en un museo de referencia, con distintos galardones. Algo que suscitaba envidias entre sus hermanos mayores en la ciudad, el Pío V y el IVAM (Instituto Valenciano de Arte Moderno). Pese a la acritud que ha rodeado su marcha, el ex director dejó la puerta abierta a un hipotético regreso, aunque con condiciones: "Deberá dimitir Caturla y que se expongan de nuevo las fotografías". Algo a lo que no está dispuesto el PP.

Fabra proponía dejar la muestra y cambiar después de director

Según pudo saber Público, el responsable de Cultura de la Diputación de Valencia, Salvador Enguix, se presentó ayer por sorpresa en el MuVIM a la misma hora de la inauguración y llamó a título personal a todos los trabajadores del museo para impedirles que acudieran a la muestra.

Desde que estalló el escándalo de la censura, los conservadores han procurado adormecer un fuego que amenaza con llegar vivo este domingo, cuando Mariano Rajoy visite Valencia para clausurar una convención sobre empleo. Sin embargo, algunos dirigentes del PP confundieron ayer agua congasolina.

"Hubiera dejado la exposición y después hubiera cambiado a dedo al director", opinó Carlos Fabra, presidente de la Diputación de Castellón. Su homólogo en Valencia y máximo responsable del veto, Alfons Rus, evitó ayer pronunciarse. "Ya hablaré cuando tenga que hablar", manifestó.

Por su parte, el portavoz socialista en la Diputación, Rafael Rubio, denunció restricciones para hablar sobre la censura en la sala de prensa de la institución: "Rus nos ha dicho que sólo nos la deja para cosas positivas".

El Partido Socialista, al igual que el resto de formaciones de la oposición, exigió ayer el cese de Rus.