Viernes, 12 de Marzo de 2010

Piñera toma posesión en Chile en medio de dos terremotos

Los mandatarios asistentes fueron evacuados en cuanto acabó la ceremonia

 

SOLEDAD PINO ·12/03/2010 - 08:00h

Roberto Candia / AP - La presidenta Michelle Bachelet se quita ayer la banda presidencial para entregársela a Piñera.

Dos terremotos perturbaron ayer la ceremonia de traspaso de poder en Chile, en la que la presidenta Michelle Bachelet entregó el bastón de mando al empresario Sebastián Piñera Echenique, quien con su llegada a la Presidencia pone fin a 20 años de gobierno de la alianza de centroizquierda La Concertación.

El primer temblor, de 7,2 grados en la escala de Richter, ocurrió a las 11.39 de la mañana y desató la histeria en multitud de personas que aún no han superado el miedo vivido por el terremoto que sacudió el país en la madrugada del 27 de febrero. La gente corría por las calles temerosa, los edificios eran evacuados.

Quince minutos más tarde, llegó un segundo seísmo, de 6,9 grados, y la Oficina Nacional de Emergencia emitió una alarma de tsunami para las seis regiones afectadas por los seísmos.

Investidura apresurada

Programada justo a esa hora, la ceremonia de investidura en la sede del Congreso, en la ciudad porteña de Valparaíso, se llevó a cabo con solemnidad y algo de prisa. Piñera, de 60 años, juró el cargo y recibió la banda presidencial, tal como manda la tradición. Bachelet le entregó la medalla del libertador Bernardo OHiggins, el símbolo del poder en Chile.

Presentes estaban el príncipe Felipe y los presidentes de Bolivia, Evo Morales; Uruguay, José Mujica; Paraguay, Fernando Lugo; y Colombia, Álvaro Uribe, así como su homóloga argentina, Cristina Fernández.

No hubo discurso presidencial. Debido a la alerta, los agentes de seguridad evacuaron rápidamente a todos los asistentes nada más terminar la ceremonia para cumplir con el dispositivo de alerta de tsunami, que afectaba al edificio del Congreso, próximo a la costa. La alerta fue levantada horas después sin que se registran tsunamis.

La primera medida que adoptó el presidente Piñera fue declarar el estado de catástrofe en la región de OHiggins, epicentro de los dos seísmos de ayer. "Hay daños significativos en Rancagua [la capital regional]. Por ello se van a desplazar allí las Fuerzas Armadas. Podremos garantizar la seguridad ciudadana", afirmó.

Piñera suspendió la comida que tenía programada con los mandatarios y representantes internacionales en el Palacio Presidencial de Cerro Castillo, en Valparaíso, y se fue en helicóptero a la región afectada.

Antes de traspasar sus poderes, la presidenta socialista se dio un auténtico baño de masas en las afueras del Palacio de La Moneda.

Cientos de personas acudieron espontáneamente a despedirse de una líder considerada cercana y humana, que fue la primera mujer en ocupar la más alta magistratura en América Latina y que la ha dejado con una popularidad superior al 80%. "Bachelet presidenta otra vez", le gritaron a coro grupos de mujeres que querían darle la mano.

Piñera asume el cargo con la reconstrucción de las zonas afectadas por el terremoto y tsunami del 27 de febrero como tarea principal, lo que le exigirá reformular su plan inicial de Gobierno.

De momento, llega a la presidencia sin cumplir uno de sus compromisos de campaña: deshacerse de su propiedad en la principal aerolínea del país, Lan Chile, cuya venta suspendió después del terremoto del 27 de febrero, debido a que el valor de sus acciones cayó significativamente.