Viernes, 12 de Marzo de 2010

EEUU acusa a Israel de poner a sus soldados en peligro

Los palestinos consideran que es "muy difícil" reanudar las negociaciones de paz

EUGENIO GARCÍA GASCÓN ·12/03/2010 - 00:30h

El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, ayer, durante su intervención en la Universidad de Tel Aviv. - Ronen Zvulun / reuters

La visita del vicepresidente de EEUU, Joe Biden, a Israel ha suscitado una crisis insólita que ha acarreado un fuerte estrés a las estrechas relaciones entre los dos países debido al anuncio del Gobierno israelí de construir 1.600 viviendas en Jerusalén Este.

En medios diplomáticos israelíes se comenta con estupor el tono inédito, y hasta agresivo, de la conversación que Biden mantuvo con el primer ministro Binyamin Netanyahu el miércoles, en plena crisis, cuando le reprochó con una crudeza inusual la política de expansión permanente en los asentamientos judíos de la Cisjordania ocupada, incluida Jerusalén Este. Las alegaciones de Biden, recogidas por el Yediot Ahronot, que vinculan el asunto palestino-israelí con otros conflictos de Oriente Próximo, carecen de precedentes en las últimas décadas.

"Lo que hacéis aquí afecta a la seguridad de nuestras tropas"

"Esto empieza a ser peligroso para nosotros", le espetó Biden a su interlocutor, que le atendía perplejo. "Lo que vosotros estáis haciendo aquí afecta a la seguridad de nuestros soldados que están luchando en Irak, Afganistán y Pakistán. Nos pone en peligro a nosotros y pone en peligro la paz en la región", recalcó Biden.

Algunos analistas indican que las relaciones entre los dos países atraviesan por un momento delicado, pese a que ayer Netanyahu trató de reconducir la situación llamando a Biden y explicándole que la decisión de construir las 1.600 viviendas en Ramat Shlomo, que se anunció el martes, no es inminente y todavía podría demorarse "algunos años".

Durante una conferencia que pronunció en la Universidad de Tel Aviv, Biden mostró una actitud conciliadora, destacando la amistad especial que une a Israel y Estados Unidos, pero hubo momentos en que dejó caer verdades incómodas para la audiencia.

"Esto empieza a ser peligroso para nosotros", dijo Biden a Netanyahu

"Las realidades demográficas hacen que sea difícil para Israel ser un hogar judío y un país democrático (al mismo tiempo). El status quo no es sostenible. Para acabar con este conflicto histórico, las dos partes deben ser históricamente audaces. Si se actúa con obstinación, el conflicto durará eternamente", dijo en referencia al crecimiento demográfico de los palestinos en Cisjordania e Israel.

El vicepresidente animó a las partes a obrar rápidamente y "en buena fe" para resolver sus diferencias. "No podemos retrasarnos porque cuando se aplaza el progreso (en las negociaciones), los extremistas se aprovechan de nuestras diferencias", comentó.

Sin embargo, no está claro que Israel haya adoptado la decisión final de negociar la paz. Sus intereses van por otro lado y mantiene una fuerte expansión en todos los territorios ocupados. Sólo en Jerusalén oriental hay millares de viviendas para colonos que han sido aprobadas por las autoridades ocupantes o que están a punto de ser aprobadas.

Biden explicó que su "condena" del plan de las 1.600 viviendas se produjo a petición del presidente Barack Obama. Las relaciones entre Obama y Netanyahu no son muy fluidas. En varias ocasiones el presidente norteamericano ha pedido al primer ministro israelí que actúe con celeridad para acabar con el conflicto pero no ha encontrado una respuesta satisfactoria y acorde con sus deseos.

Indecisión palestina

Mientras tanto, los palestinos siguen indecisos sobre la reanudación de las negociaciones. La Liga Árabe aprobó la semana pasada una petición que instaba a los palestinos para que inicien una negociación indirecta con Israel con la mediación de EEUU, pero ayer su secretario general, Amr Musa, se pronunció en contra, al menos hasta que Israel anule el plan de las 1.600 viviendas.

Saeb Erekat, jefe de los negociadores palestinos, declaró que es "muy difícil" reanudar el diálogo con Israel en las condiciones actuales. "Esperamos que EEUU nos comunique que se ha anulado el proyecto [de las construcciones] y esperamos que los americanos respeten sus compromisos y pongan las cosas en su sitio", dijo Erekat.

Noticias Relacionadas