Jueves, 11 de Marzo de 2010

EEUU lanza dardos contra Cuba, Venezuela, Irán, China y Colombia

Arremete de nuevo contra el Gobierno de Pekín por limitar la diversidad religiosa y controlar internet

I. P. ·11/03/2010 - 22:00h

I. P. - Hillary Clinton.

El Departamento de Estado de Estados Unidos criticó, en su informe anual sobre derechos humanos, las restricciones a la libertad de expresión en Cuba y Venezuela y arremetió de nuevo contra el Gobierno de Pekín por limitar la diversidad religiosa y controlar internet.

Washington acusó a La Habana de seguir aplicando "severas limitaciones" contra la prensa, la libertad de reunión y asociación. En concreto, cita los abusos físicos contra los prisioneros y detenidos, las pésimas condiciones penitenciarias y el acoso a los disidentes por agentes del Estado. También denuncia las detenciones de defensores de los derechos humanos y miembros de organizaciones profesionales, a los que se niega el acceso a un juicio justo. El informe afirma que al menos 194 prisioneros políticos y otras 5.000 personas están cumpliendo pena sin haberse formulado cargos.

El departamento que dirige Hillary Clinton reserva algunos de sus ataques más duros contra Caracas. Asegura que el hostigamiento gubernamental y la intimidación a los opositores se intensificaron en Venezuela durante 2009. Según el documento de Washington, las fuerzas de seguridad venezolanas "infringen los derechos de intimidad de los ciudadanos" y el Gobierno, que ha clausurado estaciones de radio y televisión, es una directa amenaza a la libertad de prensa.

En el caso de Colombia, EEUU destaca que grupos armados ilegales intimidaron, amenazaron, secuestraron o asesinaron a periodistas.

Respecto a China, el Gobierno siguió vigilando, hostigando, deteniendo, arrestando y encarcelando a periodistas, escritores, disidentes, activistas y abogados. Incluye entre los abusos graves, "muertes extrajudiciales, ejecuciones sin proceso debido, tortura y confesiones obtenidas bajo coerción, y el uso de trabajos forzados". Vuelve a criticar Pekin por limitar el acceso a la red y a la libertad religiosa.

En Irán, el informe subraya el deterioro de los derechos humanos sobre todo a partir de las elecciones de junio que fueron el punto de partida de ejecuciones cometidas por el Gobierno y asesinatos de opositores por parte de la policía.