Jueves, 11 de Marzo de 2010

Biden asegura en Tel Aviv que Israel es el mejor amigo de Estados Unidos

EFE ·11/03/2010 - 12:25h

EFE - El vicepresidente estadounidense, Joe Biden, da un discurso a un grupo de estudiantes en la Universidad de Tel Aviv (Israel) hoy, 11 de marzo. Biden aseguró hoy en Tel Aviv que Israel es el mejor amigo de su país, aunque advirtió de que la perpetuación del conflicto en Oriente Medio es "insostenible".

El vicepresidente de EEUU, Joe Biden, aseguró hoy en Tel Aviv que Israel es el mejor amigo de su país, aunque advirtió de que la perpetuación del conflicto en Oriente Medio es "insostenible" y sus consecuencias "inimaginables".

"Tanto yo como el presidente (Barack) Obama sabemos que no tenemos mejor amigo en la comunidad de naciones que Israel", señaló en un discurso en la Universidad de Tel Aviv titulado: "La perdurable asociación de Estados Unidos e Israel".

Biden, que se reunirá con el ministro israelí de Defensa, Ehud Barak, antes de tomar rumbo a Jordania esta tarde, mencionó los "lazos inquebrantables" entre ambos países, pero insistió desde la "franqueza" en que "sólo un amigo puede decir las verdades más dolorosas".

"El statuo quo no es sostenible", recalcó durante una intervención televisada en el marco de su gira por Oriente Medio, marcada por el anuncio israelí el pasado martes de un proyecto de construcción de 1.600 nuevas viviendas en una colonia judía en el territorio palestino ocupado de Jerusalén Este.

Biden, quien entonces emitió un inusualmente duro comunicado de condena, criticó hoy de nuevo la medida, lo que generó aplausos entre los asistentes.

"La sustancia y el momento del anuncio, particularmente con el lanzamiento de las conversaciones de proximidad, es precisamente el tipo de paso que mina la confianza que necesitamos ahora", dijo.

El vicepresidente estadounidense no hizo sin embargo mención a la decisión de los palestinos de cancelar el diálogo indirecto de paz que iban a reanudar con Israel hasta que se anule el polémico plan colonizador.

El regreso a las conversaciones entre israelíes y palestinos estaba previsto para esta semana tras más de un año de parón negociador, aunque iba a ser el primer intento en dos décadas que se efectuaría indirectamente, y no cara a cara.

En tono cercano y en ocasiones paternalista, Biden comentó a los israelíes que "el ciclo (de violencia) debe romperse" porque "no es un secreto que las realidades demográficas ponen en riesgo un hogar nacional judío democrático en ausencia de un Estado palestino".

"No tenéis más elección que prepararos para el futuro", señaló antes de insistir en que "la paz es una oportunidad que hay que atrapar" y "no se pueden retrasar los avances".

"Lo más importante de estas conversaciones es que avancen con rapidez y de buena fe. No podemos retrasar los avances porque cuando se posponen, los extremistas aprovechan nuestras diferencias", argumentó desde un "realismo" que también pidió a los israelíes.

Asimismo dejó claro que la Casa Blanca responsabilizará por igual a ambas partes de aquellas acciones que puedan obstaculizar las negociaciones.

Biden hizo notar en un par de ocasiones su malestar por el anuncio israelí de construir las 1.600 viviendas durante su visita.

Por ejemplo, apostilló con un irónico "si me permitís la recomendación" una frase sobre la seguridad que aportaría al Estado judío: "la creación de un Estado palestino independiente y viable".

En cuanto a Teherán, Biden quiso dejar claras las intenciones de Washington: "Estamos decididos a impedir que Irán adquiera armamento nuclear. Punto".

"Sabemos que Israel lo percibe (el programa nuclear iraní) como una amenaza. Confiad en mí. Un Irán nuclear es también una amenaza a corto, medio y largo plazo para Estados Unidos", sentenció.