Jueves, 11 de Marzo de 2010

La muerte de Zapata abre una crisis entre Cuba y la UE

El Parlamento cubano denuncia el "sucio debate" en Europa por los disidentes

D. BASTEIRO / D. LOZANO ·11/03/2010 - 13:00h

El opositor cubano Guillermo Farinas es auscultado por un médico. AFP /ADALBERTO ROQUE

La muerte de Orlando Zapata ha inflamado las relaciones diplomáticas entre Cuba y la Unión Europea, tras numerosos intentos de distensión en los últimos años, promovidos fundamentalmente por el Gobierno de España.

El Parlamento Europeo, con 509 votos a favor y sólo 30 en contra, apoyó ayer una dura resolución de "condena enérgica" por la "muerte evitable y cruel" del disidente, que falleció en prisión tras 86 días en huelga de hambre. Al hilo, la Eurocámara hizo inventario de los derechos y libertades no respetados por el Gobierno de Raúl Castro y pidió la "liberación inmediata e incondicional de todos los presos políticos", así como el respeto a la "libertad de expresión y asociación política".

La Eurocámara aprueba una condena por la muerte del activista

La resolución no tiene efectos políticos vinculantes, pero pone en cuestión la estrategia de la actual presidencia española de la UE que, junto a otros países, apuesta por exigir reformas democráticas y respeto a los derechos humanos como contrapartida de una relación diplomática sin trabas.

El ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, promueve la revisión de la llamada Posición Común de la UE, un texto diseñado en 1996 por el entonces presidente español José María Aznar y suscrito por los 27 gobiernos, que impide establecer relaciones diplomáticas plenas y es vista por La Habana como una imposición injusta. La resolución, aprobada ayer con los votos de los eurodiputados del PSOE, no hace ninguna alusión a la Posición Común. Desde filas socialistas se aseguraba que el gobierno español sigue buscando una revisión de la actual política comunitaria hacia Cuba, pero la reprimenda de la Eurocámara dificulta ahora esta tarea.

Tanto el régimen cubano como la disidencia reaccionaron a la resolución de Estrasburgo, si bien de manera muy diferente. Para la Asamblea Nacional cubana, la resolución "manipula sentimientos, tergiversa hechos, esgrime mentiras y oculta realidades". La Asamblea censuró el "sucio debate" y la "campaña concertada por poderosas empresas mediáticas".

IU presenta una enmienda para tumbar la Posición Común de la UE

Pese a que Zapata fue reconocido en 2004 como un preso de conciencia por Amnistía Internacional y su detención se produjo mientras protestaba contra el Gobierno castrista, la Asamblea volvió a denunciar que Zapata es un falso héroe, "sancionado primero por delito común" y manipulado después "por intereses norteamericanos y la contrarrevolución interna". Para las autoridades cubanas, la UE hace gala de un "profundo cinismo" al olvidar que "vidas de niños se han perdido en las naciones pobres por la decisión de los países ricos".

En cambio, la disidencia cubana recibió con regocijo la resolución. Estrasburgo "ha decidido colocarse al lado del pueblo cubano" frente "al régimen totalitario que malgobierna Cuba desde hace 51 años", comentó a Público Elizardo Sánchez, presidente de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación. Sánchez lamentó que la Asamblea cubana no sea democrática y sólo se limite "a indicar la voluntad absurda del Gobierno cubano, que al parecer esperaba que la comunidad internacional aceptase el crimen horrendo de la muerte de Zapata".

Sin embargo, los eurodiputados ni aceptaron la muerte de Zapata ni olvidaron otros agravios de La Habana como el de 2005, cuando la Eurocámara concedió el Premio Sajarov a la libertad de conciencia a las Damas de Blanco. Esta organización cubana, nutrida de familiares de presos políticos, no pudo recoger el galardón por falta de visados.

El PSOE vota en contra pero dice que hay que cambiar la política hacia Cuba

¿Cómo debe cambiar la muerte de Zapata la política de la UE hacia Cuba? Según el Partido Popular Europeo, los 27 deben mantener la "honorable y coherente" Posición Común definida por Aznar, 13 años después de su aprobación. Para el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, la UE ha de "buscar una política que tenga más eficacia y resultados", según dijo ayer Moratinos en el Congreso.

Enmienda de IU

Los eurodiputados del PSOE se vieron ayer obligados a votar en contra de una enmienda presentada por el grupo Izquierda Unitaria, y promovida por Willy Meyer, de Izquierda Unida, que exigía abolir la Posición Común. Los socialistas españoles apoyaron la resolución de condena que no incluye ninguna referencia a la Posición Común, porque era el texto pactado por seis grupos de diferentes ideologías.

El eurodiputado del PSOE Ramón Jáuregui explicó a Público que su grupo sigue apoyando al Gobierno español en su intento de cambiar la actual política de la UE hacia Cuba. "Hay que revisar la Posición Común porque no funciona", dijo y recordó que "Estados Unidos mantiene un diálogo migratorio con Cuba y la OEA o países como Brasil han planteado sus exigencias de otra manera".

Noticias Relacionadas