Jueves, 11 de Marzo de 2010

El BCE pide más concreción al plan de austeridad español

La entidad reclama a España que precise las medidas para atajar el déficit, especialmente en el periodo 2011-13

A. M. VÉLEZ / AGENCIAS ·11/03/2010 - 10:58h

El plan del Gobierno para reducir el déficit público no convence al Banco Central Europeo (BCE). En su último boletín mensual, el organismo emisor apenas dedica un párrafo a las medidas adoptadas por España para remediar el desequilibrio de sus finanzas públicas, aunque su contenido es contundente.

La institución considera que el programa de estabilidad del Gobierno, que prevé un fuerte recorte del déficit en 2013 [cuando deberá situarse en el 3% del PIB, frente al 11,4% actual], está "en línea con las recomendaciones de procedimientos de déficit excesivos". Sin embargo, la autoridad monetaria advierte de que el programa español "no está todavía respaldado completamente por medidas concretas, especialmente para el periodo 2011-2013".

El BCE apoya el plan griego y cree que la recuperación será "desigual"

El plan del Gobierno español, aprobado a finales de enero, implica un recorte de 50.000 millones en el gasto del Estado entre este año y 2013, de los que 40.000 millones corresponderán a la Administración central y el resto, a comunidades autónomas y ayuntamientos.

Según el Ejecutivo, del tijeretazo sólo van a librarse algunos programas sociales (como las ayudas a la dependencia, el cheque-bebé o las becas de estudio), la cooperación internacional, la lucha antiterrorista y el gasto en innovación. Pero algunas medidas del programa están todavía por determinar. Así, el próximo día 31, el Gobierno tiene previsto presentar un plan de reorganización del sector público, que previsiblemente incluirá un adelgazamiento de los recursos de las más de 400 entidades estatales, de las que más de la mitad están adscritas a los ministerios de Economía y Fomento.

El plan de ajuste español no es el único al que el BCE reclama más concreción. El organismo que preside el francés Jean Claude Trichet, que sí avala el agresivo plan de ajuste griego, también reprocha a Irlanda (el otro país de la zona del euro cuyas finanzas públicas están bajo la lupa, con un déficit público del 11,7%) que todavía no haya especificado las medidas con las que pretende corregir ese desfase.

Irlanda también recibe críticas por no especificar sus medidas de ahorro

En el caso de Alemania, el BCE señala que su programa de estabilidad "todavía no ha sido apuntalado por medidas concretas", aunque subraya que el Gobierno de Angela Merkel ha prometido detallar su estrategia el próximo verano. Además, el caso alemán es muy diferente al de España o Irlanda: el desajuste de sus finanzas públicas es de sólo el 3,2% del PIB, y Berlín ha pedido aumentarlo este año al 5,2% para relanzar su economía, con el año 2013 como fecha tope para situarlo por debajo del 3%.

En su boletín, el BCE señala que "es esencial que los países de la zona del euro cumplan sus compromisos con los procedimientos de déficit excesivo". "Los esfuerzos de consolidación de muchos países necesitarán ser ambiciosos y estar respaldados por medidas estructurales claramente especificadas, con un enfoque fuerte en reformas del gasto".

En su análisis de la coyuntura macroeconómica de la zona del euro, el BCE subraya que la recuperación está "en curso, aunque posiblemente continuará siendo desigual". En el último trimestre del año pasado, el PIB de la zona del euro sólo creció un 0,1% intertrimestral, frente al 0,4% de los tres meses anteriores. El organismo advierte de que "las adversas condiciones meteorológicas en algunas partes de la zona euro durante el primer trimestre" influirá negativamente en la remontada.