Viernes, 12 de Marzo de 2010

Un viaje redondo por la Ruta de Clarín

La Ruta Clariniana es una experiencia literaria única en España. Tres son las obras que conforman su itinerario -Doña Berta, Viaje Redondo y Boroña- en las que Clarín nos muestra la vida y los valles del concejo de Carreño, ese mundo rural y entrañable que tan bien conocía.

PÚBLICO ·12/03/2010 - 09:25h

Oficina de Turismo de Carreño - A lo largo de los tres recorridos se han distribuido paneles informativos /

Si leer algunos de los relatos de Leopoldo Alas, ya conocido para la posteridad como Clarín, es como recorrer los lugares del concejo de Carreño en Asturias, pasear hoy por sus caminos y sus calles, provoca también el volver a evocar situaciones, sensaciones y personajes que con tanta perspicacia y delicadeza describió en sus cuentos y novelas. Todo un mundo y un tiempo ido, de campesinos, menestrales y nobles venidos a menos, que nos asaltan a cada paso al recorrer alguna de estas rutas.

El concejo de Carreño fue residencia veraniega del escritor durante casi toda su vida, y motivo inspirador de una considerable parte de su producción literaria. Si el topónimo por excelencia en el mundo clariniano es el de Vetusta, el segundo en importancia es el de Palomares, en alusión a la villa de Candás. De ella dice que es un pueblo pesquero que tiene un santuario -el Cristo de Candás-, y es lugar de veraneo para los pudientes de Vetusta -Oviedo- y Madrid.

En el paseo Marítimo de Perlora se encuentra situado el panel informativo que describe las tres rutas señalizadas por el concejo de Carreño. A lo largo de los tres recorridos se han distribuido paneles informativos con citas literarias relacionadas con los monumentos y rincones por lo que transcurren.

La narración, de esta manera, se descubre inmersa en el paisaje, en los escenarios donde acontecieron los hechos. Los tres tramos de la Ruta Clariniana corresponden a Doña Berta (3,5 kms), al Viaje Redondo (8,3 kms) y a Boroña (2,2 kms).

La Ruta Primera recrea el cuento de Doña Berta, obra publicada en 1892 que relata las aventuras de una anciana expulsada de su particular paraíso asturiano, condenada al trabajo, al dolor y a la muerte en medio de un ambiente impersonal, burocrático y prosaico. El mito del paraíso perdido se nos aparece como una metáfora sostenida. En la ruta descubrimos Candás y Piedeloro.

En el concejo de Carreño se nos aparece todo un mundo y un tiempo ido, de campesinos y nobles venidos a menos, que nos asaltan a cada paso al recorrer alguna de estas rutas.

La Segunda Ruta nos remite a Boroña, un cuento social con matices autobiográficos que aborda los problemas de la emigración a América. Pepe Francisca emigra a México en busca de nuevos y mejores horizontes y vuelve de las Américas decrépito, enfermo del estómago, esperando recobrar la salud perdida con el "aire natal y leche con boroña". El protagonista del relato descubre al caminante-lector las parroquias de Prendes y Albandi.

Y en la Tercera Ruta se recrea el cuento Viaje Redondo, relato autobiográfico escrito en 1895 que narra la historia de una madre y su hijo "estudiante poeta y soñador" mientras se dirigen a la iglesia de Logrezana. Pero en realidad nos está hablando del viaje de la existencia, simbolizado en el pórtico de la iglesia, que era a la vez, "escuela de niños y antesala del cementerio".

Esta ruta, de alrededor de 8 kilómetros, comienza en la carretera comarcal CE-3, a dos kilómetros de Perlora para dirigirse hacia la casa solar de los Alas. La Quinta fue reedificada 1911. Desde ella el paseo se dirige hacia la iglesia románica de Santa María de Logrezana, hasta la que Clarín se acercaba acompañado de su madre, Leocadia.

Frente a Casa Gerardo en Prendes se inicia la más completa de las tres Rutas. A un kilómetro se encuentra la casa solariega de los Alas, la Quinta Clarín. Era el lugar de sus antepasados y el lugar donde Clarín convertiría en obra literaria la realidad de su entorno, como la vida campesina, el paisaje y los avatares de las gentes de Carreño.

Orientada al mediodía, la finca tiene en su frente el pintoresco Valle de Carreño coronado por el Monte Areo. La Quinta consta de varias edificaciones: la residencia familiar, que fue reedificada por su hijo Adolfo en 1911; de la época del escritor se conserva una casa típicamente asturiana de dos plantas, con su corredor, la capilla, y una pequeña construcción de planta cuadrada (el belvedere) que, erigida sobre el mirador, era el hogar literario de Clarín. Además tiene un hórreo y la casa de los caseros que se ocupan de las tareas domésticas, agrícolas y del cuidado de la Quinta.


Información práctica
Ayuntamiento de Carreño
Tel. 985 87 02 05. Fax: 985 88 47 11.
Web: www.ayto-carreno.es
Oficina de Turismo de Candás
Tel. 985 88 48 88.