Jueves, 11 de Marzo de 2010

Los museos condenan la censura de fotos del PP

Francisco Camps huye de los periodistas para no hablar del caso

SERGI TARÍN ·11/03/2010 - 00:20h

Protesta contra la censura, ayer, en las calles de Valencia. - juan navarro

La Asociación de Directores de Arte Contemporáneo de España se solidarizó ayer a través de un comunicado con el ex director del Museu Valencià de la Il-lustració y la Modernita (MUViM), Romà de la Calle, que dimitió este lunes tras la censura de la Diputación de Valencia a una exposición fotográfica de la Unió de Periodistes donde se exhibían fotos de la Gürtel. La asociación, que agrupa a 31 directores de los museos públicos y centros de arte contemporáneo de España, definió lo sucedido como un "hecho gravísimo" e instó a las instituciones valencianas a respetar el Documento de Buenas Prácticas, "que reclama la autonomía e independencia de los centros de arte del poder político".

El comunicado critica de lleno la gestión de la Diputación de Valencia: "Sus dirigentes han provocado la dimisión del director de un museo al vulnerar el derecho a la libertad de expresión" y su "necesaria independencia y autonomía".

Al goteo de adhesiones a Romà de la Calle en los últimos días se añadió ayer un texto de la Asociación Española de Críticos de Arte (AECA), en la que definió al ex director del MUViM como un "hombre ejemplar de la Cultura". La exposición censurada se reinaugura este mediodía en la sala privada Tomás March, en el centro de Valencia.

Por su parte, el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, se negó ayer a responder a las preguntas sobre la censura de diez fotografías sobre la Gürtel. El president acudió por la tarde a la presentación en la Fundación Caja Murcia de la muestra taurina Enrique Ponce. Arte y dominio y evitó contestar a los periodistas. Los informadores fueron conducidos a una sala de prensa a la espera de que compareciera. Mientras aguardaban, Camps aprovechó para escaparse por la puerta principal.

"Guapa, guapa, guapa"

No fue el único desplante a los periodistas. Por la mañana, en Castellón, apretó los mofletes a una redactora de la Ser. "Guapa, guapa, guapa", le espetó mientras esta intentaba preguntarle por el acto de censura. Acto seguido, la directora general de Relaciones Informativas, Cristina Albamonte, abroncó a dos periodistas "por acercarse a Camps".