Jueves, 11 de Marzo de 2010

Indignación por los tres días sin luz en Girona

Unos 20.000 abonados seguirán hoy sin electricidad a causa del temporal del lunes. Carreteras y escuelas sufren aún la nevada

L. FUENTES / A. M. VIDAL ·11/03/2010 - 08:00h

Más de 200.000 familias se han visto obligadas a alumbrarse con velas desde el pasado lunes por la tarde. - CLICKART

Un grupo de turistas sevillanos que llegó el lunes a Lloret de Mar (Girona) y seguía ayer sin poder ducharse y sin otro abrigo que las mantas. Una vecina de la Costa Brava que denunciaba que tras dos días aislada y sin electricidad, ninguna autoridad se ha interesado por su salud o la de sus vecinos: "No saben si estamos vivos, muertos o congelados". Los responsables del matadero de Riudellots, en la misma provincia, que tuvieron que tirar 4.000 cerdos muertos por la imposibilidad de congelarlos. Vecinos obligados a hacer la maleta y marcharse a casa de sus parientes en Barcelona para escapar al frío.

Y como ellos, cerca de 50.000 abonados seguían ayer sin servicio eléctrico por la nieve caída el lunes. Los principales problemas se registraban en Girona, sobre todo en las comarcas de La Selva y el Baix Empordà. Los trabajos de reparación de las líneas eléctricas se hacían contrarreloj. Mientras, 163 grupos electrógenos, instalados de forma prioritaria en centros médicos y centrales de telefonía, normalizaron la situación de 50.000 usuarios.

"Nadie sabe si estamos vivos o congelados", denuncia una mujer

No obstante, las estimaciones apuntan a que cerca de 20.000 abonados seguirán aún hoy sin luz.

La Confederación de Comercio de Catalunya calificó ayer de "inadmisible" la situación y dio por hecho que pedirá responsabilidades a las eléctricas por los daños y perjuicios causados. Por su parte, la Confederación de Asociaciones de Vecinos denunció "el déficit de inversiones".

La indignación ciudadana se dejaba sentir ayer a lo largo y ancho de la provincia gerundense, donde se vivían situaciones propias de otra época. "Tengo seis criaturas, se nos están acabando las velas y tenemos suerte de poder hacer leña para calentarnos", decía Àngels, vecina de una urbanización de Aiguaviva.

"Se nos acaban las velas, suerte de poder hacer leña", cuenta una vecina

La situación se repetía más al sur. En La Bisbal del Penedès (Tarragona), un vecino protestaba en el estanco, el único establecimiento del municipio donde podía comprar tabaco por la falta de electricidad. "Parece que estemos en el tercer mundo, con el racionamiento; llevamos ya tres días caóticos", ironizaba.

Colas en las tiendas

Los comercios que habían podido abrir sus puertas se encontraban con una clientela enfebrecida. "¡Hay una psicosis! La gente compra más y nos va bien porque nos sacamos los productos rápido y evitamos que se nos estropeen", decía un carnicero de la misma localidad. En las panaderías había colas y el pan se agotaba. A pesar de ello, las pérdidas económicas en Catalunya se prevén millonarias.

Los grupos electrógenos logran devolver la luz a 50.000 usuarios

Los alcaldes de las localidades afectadas clamaban contra las autoridades y pedían "información veraz" a Endesa. Xavier Crespo, primer edil de Lloret de Mar, calificaba la situación de "tercermundista e insostenible". El alcalde de Palafrugell, Sergi Sabrià, se mostraba indignado y desconfiaba de la información de las eléctricas: "No nos creemos nada, alertamos a la gente para que esté preparada para una tercera noche sin electricidad".

Los problemas en las carreteras catalanas persistían ayer, sobre todo a causa de las placas de hielo y en la frontera de La Jonquera, donde se registraron hasta 20 kilómetros de retenciones. Y cerca de 41.000 escolares no acudieron al colegio, una cifra que hoy se quedará en 37.000. Habrán pasado ya 72 horas desde la nevada del lunes.