Jueves, 11 de Marzo de 2010

La visita de Biden ahonda las diferencias con Israel

El vicepresidente de EEUU vuelve a condenar el nuevo asentamiento en Jerusalén Este

EUGENIO GARCÍA GASCÓN ·11/03/2010 - 00:20h

jim hollander / efe - Biden saluda al presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abás, ayer, en Ramala.

Lejos del objetivo de limar diferencias, la visita del vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, a Israel ha servido para profundizar la brecha política que separa a los dos países en relación con el proceso de paz en Oriente Próximo. Biden volvió ayer a condenar el anuncio israelí de construir 1.600 nuevas viviendas para colonos judíos en Jerusalén Este que ha enfurecido a la delegación norteamericana porque torpedea el proceso de paz. La decisión anunciada el lunes "socava la confianza que necesitamos ahora mismo para empezar de nuevo", dijo Biden ayer en una rueda de prensa conjunta con el presidente palestino, Mahmud Abás, en Ramala.

El Gobierno israelí pidió ayer disculpas porque el anuncio hubiera coincidido con la presencia del vicepresidente en Jerusalén, pero no rectificó la decisión de aprobar las nuevas construcciones. Netan-yahu dijo a Biden que él no había tenido nada que ver.

Medios israelíes afirman que Netanyahu ha perdido un aliado

El incidente estuvo a punto de provocar un auténtico desplante diplomático la noche del lunes, cuando Biden y su esposa llegaron a la cena de honor que les brindaba Netanyahu con una hora y media de retraso. Biden incluso consideró durante bastante tiempo no acudir al evento, según reveló ayer el diario Yediot Ahronot.

En medios diplomáticos se subraya que el presidente de EEUU, Barack Obama, había enviado a Biden con la misión específica de restablecer la química con el primer ministro israelí, Binyamin Netanyahu, y sin embargo, la sima es ahora mayor que antes de la visita.

El diario Maariv de Tel Aviv subrayó ayer que Israel ha perdido el apoyo de Biden, quien mantenía una relación personal directa con Netanyahu desde hace casi tres décadas, con lo que el mandatario hebreo se queda sin ningún hombre de confianza en el primer círculo de Obama.

Biden y su esposa llegaron con 90 minutos de retraso a la cena de honor

Los medios israelíes señalaron que, mientras Biden se reunía con Netanyahu el martes, la comisión de planificación y vivienda del ministerio del Interior celebraba la reunión en la que se aprobó la construcción de las 1.600 viviendas en Jerusalén Este, la decisión que dio el golpe de gracia a la visita de Biden.

El interrogante que se abre ahora es si la Casa Blanca va a cambiar su política con respecto al Estado judío. En medios políticos locales se confía en la capacidad del lobby judío norteamericano para frenar cualquier movimiento sorpresa de Obama.

En Ramala, donde ayer se reunió con el presidente Abás, Biden criticó la decisión israelí, aunque no comunicó que la intención de Washington sea la de adoptar medidas para detener un tipo de decisiones que se producen continuamente, precisamente porque la comunidad internacional no hace nada para evitarlas.

Afirma que EEUU apoya la creación de un estado palestino "viable"

"Los Estados Unidos se comprometen a jugar un papel activo y sostenible en esas conversaciones", dijo Biden en referencia a las negociaciones indirectas que estos días reanudan israelíes y palestinos con la mediación norteamericana.

No obstante, hay muchas dudas respecto al éxito que pueda tener esta nueva ronda de negociaciones auspiciada por Washington, y más aún después de la accidentada visita del número dos de la Casa Blanca a Jerusalén. En medios diplomáticos israelíes se comenta que Netanyahu no está dispuesto a abordar ningún contenido político, de manera que es difícil saber si las negociaciones prosperarán.

Biden aprovechó el encuentro que ayer mantuvo en Ramala con Abás para declarar que su país persigue la creación de un Estado palestino "viable y contiguo" en el territorio de Cisjordania que Israel ocupa desde 1967 militar y civilmente. Sin embargo, cada día que pasa parece más difícil que Tel Aviv acepte la creación de un Estado palestino que tenga como capital Jerusalén, como manifestó Abás.

Rechazo árabe

"Viable y contiguo" son dos adjetivos con significado substancial, si se tiene en cuenta que Cisjordania está plagada de asentamientos que Israel amplia a diario, no sólo en los grandes bloques como Ariel, Male Adumim o Gush Etzion, sino también en los enclaves más diminutos y aislados.

Los países árabes expresaron ayer su "consternación" por el anuncio del martes. Algunos dirigentes solicitaron una nueva reunión de la Liga Árabe para retirar el mandato que la semana pasada dieron al presidente Abás para que reanude las negociaciones con Israel durante un periodo de cuatro meses. Consideran que la respuesta de Israel a la mano tendida de los árabes ha sido la humillación una vez más.