Miércoles, 10 de Marzo de 2010

Obama teme otra catástrofe en Haití por las lluvias y huracanes

El presidente de EEUU promete a su homólogo Préval ayuda en la reconstrucción

DANIEL LOZANO ·10/03/2010 - 22:30h

Barack Obama supo hoy de primera mano que la espada del Damocles de la naturaleza que amenaza a Haití tiene doble filo: la lluvia de primavera y los huracanes del verano. "El desafío ahora es prevenir otra catástrofe", destacó el presidente estadounidense tras recibir en la Casa Blanca a su homólogo haitiano.

René Préval relató a Obama la desesperada lucha de su país por recuperar una imposible normalidad.

Sólo el 41% de los desplazados vive en refugios con buenas condiciones

"Llegó el tiempo de secarse las lágrimas", sentenció Obama. Pero en Puerto Príncipe hace semanas que nadie llora. La capital haitiana centra sus esfuerzos en alcanzar un reto mayúsculo: proporcionar campamentos estables a 1.300.000 personas, hacinadas en 900 campos, que perdieron sus viviendas durante el terremoto del 12 de enero. "Estados Unidos será su socio en la reconstrucción y en la recuperación", insistió Obama.

Refugios de emergencia

"Refugio, refugio, refugio, esa es la prioridad", enfatizó por su parte Edmund Mulet, máximo responsable de la Misión de la ONU (Minustah). Sólo 525.000 desplazados, el 41%, viven en refugios de emergencia con buenas condiciones pasados dos meses de la tragedia, según el último recuento de la Oficina de Coordinación de Asistencia Humanitaria

"No podemos tener refugios con paredes sólidas. Por ello estamos mirando cómo construir centros con estructuras fuertes, que puedan hacer de mercados o jardines durante el día, pero que se puedan convertir en refugio durante los huracanes", añadió Mulet. La temporada de lluvias, que ya ha dejado alguna inundación, precede a los huracanes del Caribe. Los meteorólogos esperan un verano con más ciclones de lo habitual. "Las carpas pueden proteger de las lluvias, pero no de los huracanes", enfatizó el jefe de la Minustah.

Cunde la angustia en los campos por la retirada de tropas de EEUU

El Gobierno de Préval ha elegido cinco solares en los alrededores de la capital para la creación de estos refugios temporales. La intención es que no se conviertan en barriadas.

Ya sea en barriadas, campamentos estables o campos, ha cundido cierta angustia tras conocerse la retirada de las tropas de Estados Unidos. El buque hospital USNS Comfort abandonó hoy aguas haitianas, encabezando la repatriación de otros 3.000 soldados estadounidenses. De esta forma, sólo 8.000 de los 20.000 militares de EEUU desplegados en labores humanitarias, y a petición del Gobierno haitiano, como se encargó hoy de recalcar Obama, permanecerán en la isla. De momento.

12.600 cascos azules

"La gente tiene miedo. Corren historias de las bandas de gángsteres, como las de Cité Soleil. Y todos esos presos siguen en la calle", reconoció a Público una fuente policial. "No podemos ocultar que hubo incidentes de violaciones sexuales", confesó el propio Mulet, quien no obstante quiso calmar a la población: "La ONU se pondrá al frente de la seguridad de una forma escalonada". La Minustah contará con 12.600 cascos azules con la orden de preservar la seguridad.

Pero no todo fueron abrazos y ánimos para Préval. Desde Washington se vería con buenos ojos que el proceso electoral siga adelante. "Cuando sea el momento adecuado", precisó Hillary Clinton. Las presidenciales están previstas para diciembre, tras retrasarse las parlamentarias del 28 de febrero.

En esta casi imposible vuelta a la normalidad, Puerto Príncipe se topa con otro gran obstáculo: los colegios. Al menos 600.000 niños no han podido todavía retomar sus clases. "Sin fecha", contestó el ministro de Educación, Joel Desrosiers, al ser cuestionado. El Gobierno planea utilizar como aulas las carpas y los edificios que no han sido dañados.