Miércoles, 10 de Marzo de 2010

El eslovaco Sagan gana la tercera etapa, Voigt líder y Contador avisa

EFE ·10/03/2010 - 19:47h

EFE - El ciclista eslovaco del equipo Liquigas-Domo, Peter Sagan, celebra en el podio tras ganar la tercera etapa de la Paris-Niza disputada en un recorrido recortado por la nieve entre Saint Yrieix la Perche y Aurillac, Francia.

El eslovaco Peter Sagan, del Liquigas, un neoprofesional de 20 años, se presentó en sociedad imponiéndose con autoridad en la tercera etapa de la París-Niza, disputada en un recorrido recortado por la nieve entre Saint Yrieix la Perche y Aurillac, en la que el alemán Jens Voigt (Saxo Bank) se puso de líder al incorporarse al sexteto que seleccionó el español Alberto Contador en una cota de segunda cerca de meta.

Sagan, que ya fue segundo en la víspera tras el francés Bonnet, se ha convertido en la revelación de la carrera y, hasta el momento, de la temporada, con puestos avanzados en todas la etapas disputadas.

Su primera victoria llegó al imponer la ley del más fuerte en un reducido grupo de seis corredores, en el que relegó a "Purito" Rodríguez, bronce mundialista y al irlandés Nicolas Roche, segundo y tercero respectivamente.

El trío de cabeza aún abrió un hueco de dos segundos respecto a Voigt, su compatriota Tony Martin y Alberto Contador, que presentó sus credenciales en la pequeña Cota de Martinie (2a), a tres kilómetros de meta para destrozar el pelotón y mostrar las debilidades de sus rivales, entre ellos las de Luis León Sánchez y Valverde, que cedieron 4 segundos respecto al madrileño. Peor le fue al holandés Lars Boom, que entró a 25 segundos del vencedor, ya sin el amarillo de líder.

En vísperas de la montaña, en la que espera el muro de Mende, la cima laurent Jalabert, Contador aprovechó una tachuela para recuperar parte de los 17 segundos que le incrustaron los hombres del Caisse D'Epargne en la primera etapa. Luego la caída planteó dudas, pero el de Pinto, a las primeras de cambio avisó de que se encuentra en condiciones y con ambición.

El doble vencedor del Toor sólo arañó 4 segundos, pero dejó la sensación de ir bien armado de fuerzas, no así Luis León Sánchez, defensor del título, quien tuvo que asumir el papel de perseguidor una vez que Contador destrozó la unidad del grupo con un acelerón que solo unos cuantos pudieron aguantar, entre los que tampoco estaba Alejandro Valverde.

Sí estuvo en su sitio y con inmejorable respuesta el veterano Jens Voigt, cercano a los 39 años, empeñado en llevarse la París-Niza, como hizo "Purito" con su nuevo maillot del Katusha. El alemán se vistió de amarillo y le acompañan en el podio Peter Sagan a 6 segundos y Luis León a 9. El británico Millar y el checo Kreuziger siguen al acecho en el top five, mientras que Contador espera el asalto séptimo a 20 segundos y "Purito" y Xavier Tondo ocupan la novena y décima plaza respectivamente. Es decir, 4 españoles entre los 10 primero y a continuación Valverde y Samuel Sánchez. Carrera con tinte español.

La etapa, recortada en 53 kilómetros por la nieve, no pudo salir de Saint Junien y el pelotón se desplazó a Saint Yrieix la Perche para encaminarse a Aurillac, donde Luis León Sánchez conoció la gloria en el Tour 2008 con su primer triunfo de etapa en la grande boucle.

Hubo escapada consentida, con los belgas Roelandts (Omega) y Maes (Quick Step) y el francés Huguet (Skil) como actores. El Rabobank del entonces líder Lars Boom y el Caisse D'Epargne, que quiere la carrera a toda costa, no permitieron que el proyecto llegara a buen puerto. A 6 kilómetros de meta el pelotón devoró las ilusiones de los destacados y empezó una nueva y corta etapa.

Un repecho intrascendente sirvió para que apareciera Contador en cabeza. El madrileño enseguida vio que un ligero acelerón había caído como una losa encima de sus rivales, por lo que decidió enfilar a meta. Le siguieron 5 acompañantes, que no se dejaron la piel en los relevos con el español.

Al final la juventud se elevó al poder con Sagan en su estreno en una carrera grande, y el veterano Voigt, como un chaval, aún dando lecciones, ahora de amarillo.

Mañana se disputa la cuarta etapa entre Maurs y Mende, de 173.5 kilómetros, primera etapa de montaña con un final explosivo. Nada menos que 3 kilómetro al 10 por ciento de desnivel. se verán los auténticos favoritos.