Miércoles, 10 de Marzo de 2010

Un juez ve procedente el despido de Garicano porque conocía el desvío de fondos

EFE ·10/03/2010 - 13:02h

EFE - Vista de la fachada del Palau de la Música. EFE/Archivo

Un juez de Barcelona ha estimado procedente el despido de la ex directora general del Palau de la Música Rosa Garicano, al considerar acreditado que era conocedora del desvío de fondos del Palau de la Música.

En una sentencia, el titular del juzgado de lo social número 32 de Barcelona concluye que el despido de Garicano fue procedente porque la ex directora general tuvo una "conducta del todo reprochable" en su función como máxima responsable del mecenazgo del Palau de la Música.

La sentencia considera acreditado, por ejemplo, que Garicano conocía el desvío hacia el Orfeó Català de dos millones de euros de patrocinios de Ferrovial, que "engañó" a uno de sus mecenas -Endesa- para que pagara el doble por unas obras de iluminación o que también firmó dos facturas a cargo de la Fundación por dos servicios realizados en la boda de Clara Millet, la hija de Fèlix Millet, entonces presidente del patronato de la Fundació Orfeó Catalá Palau de la Música.

Por todo ello, el fallo estima procedente el despido de Garicano, que fue acordado por los nuevos gestores del Palau de la Música en octubre del pasado año, tras destaparse el multimillonario desfalco liderado por los ex rectores de la entidad, Fèlix Millet y Jordi Montull.

El juez reprende severamente la conducta de Garicano como ex directora general del Palau, al subrayar que su actuación supuso "un quebranto de los deberes de fidelidad y lealtad, probidad y confianza implícitos en toda prestación de servicios".

También le recrimina a Garicano que su conducta comportó "un fraude a los intereses de la empresa y un manifiesto abuso de confianza en el desempeño de su cualificado puesto de trabajo", al trasgredir "la buena fe contractual que debe presidir toda relación laboral".

El juez da la razón a la mayoría de argumentos que esgrimieron los nuevos rectores del Palau para proceder al despido de Garicano, que en el último año en el que estuvo en el Palau tuvo un sueldo de 184.049 euros.

En concreto, considera acreditado que Garicano "era conocedora" del desvío hacia el Orfeó de casi dos millones de euros -1.899.879 euros-, procedentes de patrocinios de Ferrovial, que no se hicieron constar en la cuenta de explotaciones, por lo que se desconoce su destino final.

Según el fallo, dada la "disparidad" y la "enorme diferencia" entre las cantidades percibidas y las declaradas, no se puede hablar de "negligencia" por parte de Garicano, sino que se le puede atribuir que "conocía la divergencia existente entre las cantidades realmente percibidas por el Orfeó y las que se hacían constar en sus cuentas de explotación".