Miércoles, 10 de Marzo de 2010

Irlanda y España, los países más castigados por la crisis

La OCDE urge a acometer más reformas estructurales

ANDRÉS PÉREZ ·10/03/2010 - 13:47h

La OCDE dictaminó ayer que España e Irlanda son los dos países de la zona que van a ver su Producto Interior Bruto (PIB) más mermado a consecuencia de la crisis financiera. Y aprovechó ese pésimo dato, el de la pérdida de potencial de crecimiento a largo plazo en el conjunto de la zona, para reiterar, y con urgencia, sus recetas: más "reformas estructurales", subidas de impuestos al consumo, flexibilización laboral, y supresión de gasto y servicios públicos.

Según el informe sobre Reformas Económicas, Objetivo Crecimiento, el conjunto de la OCDE, considerada el club de los países más desarrollados, va a ver su crecimiento mermado a largo plazo en una media de 3,1 puntos de PIB. En el caso de España se elevará a 10,6 puntos menos y para Irlanda, a 11,8 puntos.

El diferencial de lo perdido fue calculado por los economistas de la OCDE a partir de la estimación del crecimiento en los siete años anteriores a la crisis financiera y su proyección desde ese momento.

El director del estudio, economista principal de la OCDE y secretario general adjunto de la organización, Pier Carlo Padouan, no se perdió en vericuetos: "Los países que necesitan una consolidación fiscal deben decidirla ya", explicó.

Por consolidación fiscal se entiende subidas de impuestos, fin de las ayudas estatales y reducción de déficit y endeudamiento público. En ese particular, Padouan estimó que es más sano subir impuestos al consumo que hacerlo con las empresas, y descartó la opción de imponer tasas a la banca.

Para España, la OCDE recomienda permitir que las empresas puedan escapar al cumplimiento de los convenios colectivos y pide que se reduzcan las indemnizaciones de despido para los trabajadores con contrato indefinido.

En materia de pensiones, el organismo exige a España "reforzar la neutralidad actuarial", es decir, instaurar un sistema en el que cada jubilado reciba lo que ha cotizado durante su vida activa, lo que es juzgado por la mayoría de sindicatos europeos como el principio del fin del sistema público de pensiones.

Por otra parte, la ministra de Economía, Elena Salgado, adelantó ayer que el déficit público de 2009 será "algo menor" al 11,4% previsto hasta ahora.