Miércoles, 10 de Marzo de 2010

Indonesia confirma la muerte de Dulmatin, acusado por los atentados de Bali en 2002

EFE ·10/03/2010 - 05:02h

El presidente de Indonesia, Susilo Bambang Yudhoyono, confirmó hoy en Australia la muerte de Dulmatin, uno de los terroristas más buscados del Sudeste Asiático y acusado de haber perpetrado los ataques de Bali en 2002.

Se cree que Dulmatin, por cuya captura Estados Unidos ofrecía una recompensa de diez millones de dólares, elaboró las bombas que se utilizaron en aquellos atentados, en los que murieron 202 personas, la mayoría turistas extranjeros.

"Tengo una buena noticia que anunciar: Podemos confirmar que uno de los (terroristas) muertos era Dulmatin", aseguró Yudhoyno durante su discurso ante el Parlamento australiano.

Dulmatin fue uno de los tres islamistas que fueron abatidos a tiros en una operación antiterrorista a las afueras de Yakarta en la que también fueron detenidos dos sospechosos.

Dulmatin, por cuya captura Estados Unidos ofrecía una recompensa de diez millones de dólares, era uno de los dirigentes de la organización extremista Yemaa Islamiya, el brazo de Al Qaeda en el Sudeste Asiático.

Este presunto terrorista es un experto en informática y electrónica y llevaba casi ocho años ocultándose de las fuerzas de seguridad en las junglas del sur de Filipinas y en el norte de la isla de Borneo.

Las redadas de la Policía indonesia siguen al desmantelamiento de un campo de entrenamiento terrorista en la conflictiva provincia de Aceh el pasado 22 de febrero.

Casi veinte personas han sido detenidas desde entonces, mientras las autoridades indonesias aseguran que las operaciones no perturbarán la próxima visita al país del presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Las fuerzas de seguridad de Indonesia han detenido o matado en los últimos años a más de 400 sospechosos de terrorismo, entre ellos algunos destacados líderes extremistas, pero los expertos consideran que los islamistas aún cuentan con cierta capacidad operativa.

Nacida en 1995, la Yemaa Islamiya pretende establecer un estado islámico en Indonesia, Malasia y el sur de Filipinasy Tailandia, y se le atribuyen más de 200 fallecidos en unos 50 atentados.