Miércoles, 10 de Marzo de 2010

La justicia para los pies a Berlusconi en el Lacio

Rechaza un decreto para que su lista pueda presentarse

SANDRA BUXADERAS ·10/03/2010 - 00:05h

afp - El decreto salvalista de Il Cavaliere no ha colado.

Silvio Berlusconi volvió a estrellarse ayer contra el sistema legal italiano. Un tribunal rechazó la argucia legal inventada por el primer ministro para evitar que su partido, el Pueblo de la Libertad (PDL), se quede fuera de las elecciones del 28 y 29 de marzo en la importante región del Lacio, cuya capital es Roma.

Las autoridades electorales del Lacio entienden que las listas del PDL no son válidas, pues se presentaron fuera de plazo, y de nada sirve el decreto salvalista inconstitucional, según la oposición que Berlusconi aprobó la noche del viernes para forzar una reinterpretación de las reglas. Ya el día anterior, el Tribunal Administrativo Regional había dictaminado que el decreto no era válido, pues el Lacio se rige por suspropias normas electorales.

Ahora, a Berlusconi le queda sólo otro cartucho, el dictamen del Consejo de Estado. Otra opción para el PDL es forzar un retraso de las elecciones en el Lacio. En última instancia, los electores también podrían apoyar a alguno de los socios que se presentan junto al PDL y que sí han sido admitidos a las elecciones.

Manifestaciones a la vista

La primera tentación del líder de la derecha es sacar a los suyos a la calle y convocar una manifestación el día 20 de marzo. La oposición, a su vez, tiene previstas concentraciones en varias ciudades del país este mismo sábado para protestar por los intentos deBerlusconi de saltarse la legalidad con leyes a medida.

El país está atravesando días de auténtico bochorno desde que el pasado 27 de febrero un diputado del partido de Berlusconi, el Pueblo de la Libertad (PDL), no llegó a tiempo de presentar las listas del partido al Tribunal electoral de la región del Lacio porque se entretuvo comiendo un bocadillo.

Al ver que las autoridades electorales no le permitían arreglar el desastre y presentar a su candidata, Renata Polverini, Berlusconi acabó aprobando un decreto el pasado viernes, pasadas las nueve de la noche, que sometió a la firma del presidente de la República ya a medianoche. Pretendía con ello que el sábado apareciese publicado ya en el boletín oficial del estado y sirviera de nueva referencia a los jueces que debían examinar los recursos.

Cambiar las reglas de juego

El decreto representa cambiar las reglas de juego a mitad de partido, pues modificaba los criterios de interpretación de la ley electoral en caso de conflicto. De poco le sirve a Berlusconi el consuelo de que el tribunal de otra importante región, la de Lombardía, sí aceptara ayer las listas del PDL.

La sentencia sobre las elecciones en el Lacio coincide con la polémica decisión de Berlusconi de aprobar sin debate esta semana la norma del "legítimo impedimento", que más que una ley parece una nueva chapuza, y que debe servirle para escabullirse de los juicios pendientes durante un año y medio. El órgano de gobierno de los jueces italianos, el Consejo Superior de la Magistratura (CSM) se mostró ayer inquieto por la salud de la democracia italiana.